XV Congreso de Escuelas Católicas «Magister: Educar es dar vida» Nacho Moreno ss.cc.

Los directores de los colegios SSCC de toda la Provincia Ibérica han asistido estos días al XV Congreso de Escuelas Católicas en Madrid. Nacho Moreno ss.cc., coordinador de educación, nos cuenta en qué ha consistido en una crónica que reproducimos a continuación:

En el acto de inauguración se invita a Isabel Celáa, ministra de educación. Su “saludo” es doctrina: hay que expulsar de la idea de libertad de enseñanza conceptos que no son propios ni están amparados por el artículo 27 de la constitución, como la libertad de los padres y madres para elegir el colegio y el modelo que desean. Quizá piense que quien decide lo que es la libertad de enseñanza es ella o los suyos, lo mismo piensan los totalitarios que en el mundo han sido. Por lo demás me remito a todo lo publicado en los medios.

Estaba también invitada Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la comunidad de Madrid, pero llegó el último día, imagino que abriendo huecos en la agenda. interviene antes de la clausura criticando esta postura del gobierno y afirmando su compromiso con la libertad de las familias y la libertad de los colegios. Otro miting, más aplaudido que el anterior. A ver si es algo más que política cambiante dependiendo del interés del momento. todo está en las ediciones digitales de periódicos, en radio y las teles en 5 minutos.

Intervienen el Cardenal Arzobispo de Madrid Carlos Osoro y está presente el Cardenal Aquilino Bocos y elsecretario de la CEE Luis Argüello. Y más autoridades, salvo Aquilino todos se van enseguida, los políticos con sus cortejos, los eclesiásticos con su sobriedad y, cabe decirlo, sencillez.

Educar es dar vida, titula el congreso. Se hablará del maestro del presente y el maestro del futuro. Hay dos mil personas, directivos y profesores. Juan Carlos Pérez Godoy, presidente de EC y José María Alvira, secretario general, saludan y no responden a las alocuciones mal educadas de algún saludo.

Para hablar de los profesores tenemos que hablar de la institución escolar, sus circunstancias y su papel, después hablaremos cómo ayudar a los profesores, estimularlos, alentar su tarea. Carlos Osoro cuenta que  la experiencia y la memoria es la que comienza en la escuela, para dar vida. Nadie es inoportuno, se abre al ser humanos a todas las dimensiones de la existencia, yo, prójimo, mundo, Dios. La escuela tiene su Identidad, su llegar a ser, propone instrucción para saber qué son y cómo son las cosas, formación con contenidos de ciencias y valores, sueños e ideales, y nos ayuda a preguntarnos por el sentido de mi vida y de las cosas. Y educación, nos hace preguntar por quien soy yo y qué destino tengo, afecta a la verdad y a la ética, a todo lo humano.

Peter Tabichi, ofm, premiado como el mejora maestro del mundo, tenía que estar pero solo puede hacerlo en vídeo, su agenda ya no es suya. Destaca que La educación es una pasión y a los profesores se nos exige ser creativos. La tecnología es una de las fuerzas para la creatividad, a los alumnos les mantiene atentos y despiertos para aprender. Los alumnos tienen necesidades diferentes y los profesores tienen que aprender de muchos recursos que otros profesores urdan y publican. Necesitamos buenos líderes osar impulsar a los profesores y sacar lo mejor de ellos para transformar la escuela. No tenemos que saber todo sino saber corporal con todos y encontrar caminos y soluciones. Hay que aportar cosas simples para cambiar las cosas, no hace falta ser ministro.

Jose Antonio Fernández Bravo, profesor en la universidad y antes maestro, comenta que es necesario poner los ojos del maestro en la mente del niño. Escuchar para educar, escuchar a los niños, lo que dicen y también lo que piensan y lo que sienten. Y tan importante como eso es educar para escuchar. La pregunta fundamental es cómo se aprende, no cómo se enseña. Por tanto hay que distinguir los deseos del que enseña de las necesidades del que aprende. A veces coincide y muchas veces no tanto. Contenido es lo que se enseña, conocimiento es lo que se aprende. El maestro ilumina, no luce, e ilumina más en la medida que el otro crece. Nosotros lucimos en función de lo que alumbramos. Tenemos vida en la medida que damos vida y que los otros crecen.

Rafael Díaz Salazar, sociólogo y escritor, habla de maestros con los pies en el suelo. Provoca a la asamblea con un tono desabrido y faltón, pero no deja de aportar cosas interesantes. Vivimos en una sociedad llena de ciegos, no tanto e sentido oftalmológico, sino que confundimos mirar con ver. La sociedad cotilla mira, pero no ve. El acontecimiento es nuestro maestro interior, dice E. Mounier. Eso es lo que nos hace ver, no mirar, la sociedad en que vivimos. La belleza que vemos es la de la ayuda mutua, de la justicia estructural, de las artes, de la naturaleza. Se muestra en la bondad humana: los cuidados especialmente de los vulnerables, de la naturaleza. Hay signos de vida en nuestra historia como crear ciencia, la movilización socio política, el cultivo de la interioridad porque no hacerlo es estar desorientado, la emergencia de la espiritualidad, sea o no religiosa, la aparición de escuelas ecosociales para la revolución cultural. Y otros signos de mucha muerte, como la violación y destrucción de nuestra madre tierra, la maldad humana, la superficialidad de mucha gente, el consumo brutal, el desprecio a la espiritualidad, las escuelas de ceguera y reproducción de ya hecho .

Jean de Munck, de la Universidad de Lovaina la nueva, habla de “Maestros de la trascendencia” y dice que el proyecto cultural de nuestras escuelas es un punto de encuentro: nuevos desafíos culturales, globalización, la tradición cristiana de la enseñanza. La pluralidad cultural nos presenta desafíos: un concepto universalista de la cultura humana, la articulación de la educación en las distintas culturas, la educación moral y estética y la secularizacion, que lleva a formas de integrismo y dogmatismo no religioso.

Carmen Guaita y Pedro Huerta, maestros y escritores ambos, hablan de “Maestros para la escuela que queremos”. Comparten ponencia señalando que estamos ante un nuevo océano, como decía Zweig. No se distingue bien la información del conocimiento, la burocracia desconfía del trabajo de los profesores, la sociedad vive de relativos y nosotros transmitimos valores absolutos en una clara posición contra cultural: hay que explicar primera vez en la historia para que servimos los maestros. La identidad se mantiene pero se pone en duda. Somos la profesión de la humanización. El conocimiento es cosa de la razón, pero el espíritu humano sobrepasa todo. En esto trabajamos nosotros. Somos profesionales de la comunicación cara a cara entre personas, en el principio está la palabra, miramos cara a cara a cada niño. Es un privilegio que no tiene la tecnología. Es la profesión de la ética, somos autoridades morales, referentes. La dignidad forma parte de esta tarea. Todo lo que va a suceder en el aula va a ser significativo para alguien.

Pedro Huerta habla de una escuela más transparente y permeable. Vamos construyendo más redes, también tenemos que transparentar los valores que transmitimos y ser permeables, lo que nos cuesta más. Para eso se trata de conseguir que la mirada con la que miramos a los demás y al mundo nos cale a nosotros. Necesitamos una escuela neosolidaria: la solidaridad ha calado en nuestros colegios pero a veces esto no supone casi nada, es solo un mecanismo para quedarnos tranquilos. Se puede volver a una escuela virtuosa y socializadora, que no se queda solo en los valores, sino que sabe asumir su fracaso. Es volver a algo antiguo, atrevernos a educar no solo los valores eternos sino también las virtudes. Y necesitamos una escuela flexible para vivir en un mundo fracasado que necesita flexibilidad educativa y de relaciones y encuentros. Una escuela creativa y no eternalista. No vivimos en un presente continuo porque hagamos las cosas bien. Buscamos una escuela trascendente y un maestro trascendente, no podemos ser invernaderos con solo un sentido autorreferencial. Necesitamos educar para la intemperie de un mundo que viene.

Kiran Bir Sethi, una maestra de la India, magnífica comunicadora, propone un método propio llamado Desing for thinking. Habla de enseñar amor, cuando enseñamos a amar. Pensemos en el café para todos, en leyes que cumplir, en estándares… eso son solo medios imposibles en unas aulas con 60 niños como en su país. Funciona la fórmula “yo puedo” para cada nño y tiene 4 pasos: siente, imagina, crea, comparte. No soy impotente, el cambio es posible, yo puedo impulsarlo. Propone tres lecciones importantes: una, escuchar en vez de hablar tanto, escucha también lo que no te dicen, lo que sienten o sufren. Dos, las notas no son lo mismo que la pasión. Ningún niño es solo una nota. Y tres, debemos hacer verdad lo que decimos, practicar lo que predicamos. También cuando no estamos delante de ellos, ellos también aprenden cuando no enseñamos. No lideramos más que desde la autoridad moral. Se trata de no ser espectadores de un cambio sino hacerlo, en lo pequeño. Todo niño puede.

Inger Enkvist, catedrática de filología hispánica en la universidad de Lund colabora con un colegio en el norte de Londres en un barrio socialmente complicado. En ese colegio se han propuesto destacar el orden, la cortesía, la gratitud y la lectura, y dedican días completos a aprender estas virtudes. Es otra perspectiva respecto a lo anterior, pero complementa muy bien para saber donde ponemos el foco de la educación. Sin esto no podemos convivir y la educación no servirá para salir de una situación de desventaja social.

“Maestros de maestros” es la siguiente propuesta. Juan Ignacio Yagüe es experto en procesos de selección de personas. Lo primero es definir el perfil de salida de alumnos, y en función de eso tendemos el perfil del profesor. Titulación. Versatilidad. Equilibrio en el claustro. Tener un tutor orientador. Buscar liderazgo. Coherencia y alineamiento con nuestra misión. Iraquí Lescaray, experto en coaching, dice que necesitamos acompañar, crear bienestar interno y externo en el centro, espacios de reflexión, etc. El bienestar profesional es el principal activo del colegio.

Chema Lázaro habla de la tecnología en el aula. La tecnología ayuda a entender cómo funciona el cerebro y de eso hemos aprendido para aplicar ese desarrollo en el aula. Habla de tres certezas: vivimos en un entorno vulnerable e incierto, complejo y ambiguo (el conocido Entorno VUCA. En ese marco las certezas serían Tecnología, motivación y aprendizaje. Con el uso de la tecnología, la motivación aumenta pero no el aprendizaje o el rendimiento. El reto es una vez motivados conseguir la implicación en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Y tenemos tres retos: feedback, autonomía e impacto. La finalidad es aprender, no entretener. Se trata de investigar el impacto de nuestra decisiones pedagógicas. La tecnología nos permite evaluar con muestras grandes entre colegios y hacer análisis para avanzar. Dar feedback produce que se disfrute del proceso de aprendizaje y no solo del resultado.

Javier Carballo, op habla de la cultura como aportación de la escuela. Cultura sería un estilo de vida de un grupo social. Las distintas culturas son nuestros vecinos. Es el llegar del encuentro y del diálogo entre las generaciones. La experiencia cultural es ética, estética y espiritual, hay que distinguirla del consumo cultural.

Antonio Allende, sj cuenta el “Acompañamiento en la fe al profesorado”. Necesitamos samaritanos, maestros y testigos. Mantener la esperanza y comunicarla. No basta con formación estándar para todos igual, ni para lo espiritual ni siquiera para la cultura religiosa. Los profesores acuden a los planes de formación sobre temas de identidad y dimensión religiosa y los aceptan, el problema es si los asumen y los integran en su vida. En general tratamos a todos por igual. Los puntos de llegada tampoco son iguales, nadie va a Dios por el mismo camino. Ya hay gente que no se queda en los colegios para siempre, solo pasan y van creciendo. El ideal es fusionar la identidad docente con la identidad de la institución. La formación debe ser un proceso narrativo en el que una persona va profundizando en su identidad. No hablamos sólo de personas expertas que me acompañen sino de sentirse acompañado, incluso por un grupo de personas.

Charo Fernández, Mar Martin y Carmen González hablan de “Maestras del liderazgo”. Se podría entender el liderazgo como dirigir, conducir equipos, mandar… más bien el liderazgo tiene un enfoque sistémico que parte del yo, de nuestra inteligencia Intrapersonal, y debe pasar a tu y yo de forma Interpersonal y al yo colectivo. Llevamos años en que el cambio se ha convertido en el foco de nuestra preocupación. Siempre nos hemos adaptado a los cambios pero eran cambios lentos, ahora son cambios muy rápidos y cuesta más adaptarse. Para gestionar el presente lo importante es lo que sabes, para gestionar el futuro lo importante es lo que no sabes, dice N. Toleb. Hace falta una nueva cultura de organización, hay que descubrir estructuras nuevas organizacionales. Es importante que los colegios generen conocimiento pero es más importante que sean organizaciones inteligentes que aprenden. Hay que volver a enfocar, creando climas de confianza par cuidar a las personas.

Miquel Rossy, profesor de lengua y ahora diseñador gráfico y experto en marketing educativo habla de “Maestros embajadores de marca”. El papel del profesorado en el marketing de un colegio es central. El producto es el proyecto educativo, que es parte de nuestra oferta. Mostramos la cultura de colegio, en que la comunicación clave es el tutor con la familia. La marca se ve a través del comportamiento de las personas del colegio y reputación. La marca la hacen las personas, es poner a los usuarios en el centro de lo que hacemos. Lo importante es hacerlo bien e invertir en el colegio, y hacer cosas buenas que lleguen a las redes de comunicación. La clave es que haya mucha satisfacción en las personas que están, alumnos y padres y madres, y que ellos lo cuenten. Nos interesa el marketing de proximidad en las redes a las que alcanza el colegio. Ese es el 85% de lo que nos importa, también podemos atender al 15% que llega por otras razones. Ser marca nos ayuda a transmitir de modo más positivo nuestra identidad. La marca es cómo nos ven los demás, hay que gestionarla bien es importante para la profesionalidad. Lo más importante de esa marca es la conducta de las personas, la marca de la escuela es personas que atienden a personas. Para eso tenemos que mejorar por ejemplo la relación interpersonales, control de los rumores, hablar en público, saber atender, eso hay que aprenderlo.

Xosé Manuel Domínguez habla de “Maestros con magia”. Comenta lo que afirma con la guitarra interpretando a Turlough O’Carolan, un músico irlandés del siglo XVIII. También hace mentalizo y magia. Habla de que cada clase es un acontecimiento porque el encuentro es un acontecimiento para mí. La educación es un encuentro personal, es un acontecimiento que nos transforma. El encuentro ilumina desde dentro, no desde fuera. Es lo que importa par la vida. Ver, acercarse, escuchar para sanar, tomarlo sobre nosotros y llevarle sobre los hombros, el tiempo de este curso. Esa es la parábola del samaritano, lo que hacemos cada día.

Sagrados Corazones
Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies