XII Semana Solidaria del Colegio de los SS.CC. de Miranda

El Colegio de los Sagrados Corazones de Miranda de Ebro (Burgos) ha clausurado su XII Semana Solidaria. ‘El Correo’ se ha hecho eco en sus páginas de las diferentes actividades y de la sensibilización que se ha realizado.

La presencia de la misionera Pilar Sánchez ss.cc. ha permitido conocer de primera mano la realidad de los estudiantes africanos

La participación y la acogida que alumnos y padres han brindado a la semana solidaria de Sagrados Corazones ha hecho que fuera un éxito. Hasta tal punto que una de las coordinadoras de las actividades, Susana Martínez, confía en que la recaudación para el colegio Padre Damián de Kinshasa alcance los 9.000 euros (el año pasado fueron 8.000).

Aún no se ha completado el recuento, pero sí saben que han sacado 600 euros sólo con la venta de los adornos hechos en el taller de manualidades con material reciclado, una propuesta nueva y que ha tenido una excelente acogida. También se han vendido 2.000 claveles, que se han intercambiado entre los alumnos de Secundaria, y numerosas porciones de dulces que todos los días ocupaban dos mesas grandes a la hora del recreo. Además falta saber cuál será la taquilla de la primera representación del musical ‘Jekyll y Hyde’, que también deberán sumar.

La colaboración de alumnos de todas las edades ha sido fundamental. De hecho, los mayores, los de Secundaria, han ejercido hasta de monitores de bailes y de manualidades de los más pequeños, además de hacerse cargo de atender los puestos de la feria, montarlos, desmontarlos… «Son muy activos siempre que busques algo que les enganche, porque están deseosos de colaborar y de hacer cosas», reconoció.

Uno de los motores de arrastre de esta edición ha sido Pilar Sánchez, misionera en Kinshasa y con experiencia de trabajo en los barrios más pobres. En uno de ellos, se encuentra el colegio Padre Damián. Su relato y el haber visto un reportaje televisivo rodado en el centro, les ha permitido poner cara a los alumnos y sentirse más cercanos a esos jóvenes que, como muchos de los alumnos de Sagrados Corazones, están estudiando Secundaria.

De cerca

«Han podido ver cómo se desenvuelven, las cosas que hacen… Es muy importante que sepan por qué se hacen las actividades de la Semana Solidaria». De hecho, Sánchez se mostró muy satisfecha con la respuesta de los adolescentes y el interés que demostraron con sus preguntas. «Les chocaron mucho las necesidades que pueden tener, así como lo conformistas que son y lo contentos y felices que se les ve», apuntó Martínez.

Una vez reunido todo el dinero que se ha ido sacando de cada una de las actividades propuestas se enviará al colegio de Kinshasa para que cubran parte de las necesidades que puedan tener en este momento. No hay un proyecto fijo, así como el año pasado sabían que la instalación demandaba una bomba de agua. «Desconocemos si tienen ya todo el dinero que necesitaban porque con lo nuestro no llegaba. También tenían que hacer un muro para impedir que les entraran en el centro». Si no es para eso les vendrá bien para «tapar agujeros, que todo el mundo tiene, o pagar la nómina de los profesores».

Cualquier ayuda les viene bien y para Sagrados Corazones es una ocasión para tener «una semana medio festiva, muy ilusionante, en la que todo el mundo quiere colaborar y tiene sus iniciativas. Estoy muy contenta del resultado», concluyó Martínez.

Avatar
C. Ortiz


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies