Vivir la Pascua en El Encinar (Salamanca)

A El Encinar han acudido a celebrar el triduo pascual con la comunidad parroquial tres chicas, Sara y Marina de San Fernando, Carmen de la parroquia de San Víctor, y dos chicos, Pablo también de San Víctor y otro Pablo de Martín de los Heros. De Nª Sra. de la Encina se sumaron dos jóvenes más Violeta y Rosaura, que están en la catequesis de confirmación. Todos ellos acompañados por los hermanos SS.CC. Susana Fraile y José Manuel Rodríguez, amén de Marco Giordmaina y Joaquín Garre. Por lo dicho en la evaluación y por lo que se veía han estado muy contentos. Ellas han sido alojadas por parejas en casas de familias, ellos en el piso 1º B de la comunidad.

Les impactó visitar a las madres solteras y charlar con ellas, muchas adolescentes, acogidas por las Cruzadas evangélicas. O a monjas clarisas de un claustro salmantino, con las que departieron amigablemente, sorprendiéndose por el testimonio de su total dedicación a lo absoluto. O visitar a algunas familias para llevarles una vela y anunciarles la buena nueva de la resurrección del Señor: ha sido su primera experiencia de misión. También participar en los oficios de la semana santa, apoyando al coro, muy reducido de miembros porque no son pocos los que se van al pueblo o a otros destinos.

El viernes santo por la mañana vivieron su experiencia de desierto, tiempo de oración y de silencio, marcado esta vez por la lluvia casi omnipresente, que les obligó a permanecer resguardados. Por la tarde participaron en el vía crucis por las calles de la urbanización, batidas por un viento recio y frío, tras la celebración de la pasión y muerte de Jesús. Después de la alabanza matutina del sábado, vieron la interesante película “Cadena de favores”, seguida de un fórum para ayudarles a descubrir sus indudables valores humanos y evangélicos.

Trasnocharon el sábado, como colofón de la vigilia y de la cena en plan piscolabis junto con los fieles participantes, durante una pequeña fiesta en las salas parroquiales, porque con Marco no se va de bares. Opción muy acertada. Seguro que viajaron a Madrid dormitando en el tren a mediodía, tras el desayuno dominical de despedida, esta vez no en las casas, sino todos juntos en las salas citadas. Partieron satisfechos y contentos, enviados a ser testigos del Resucitado en los ambientes en los que se desarrolla su vida.

(Texto y fotos CB)

Avatar
Carlos Barahona ss.cc.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies