Virgen Inmaculada, patrona de los colegios SS.CC. Aurelio Cayón ss.cc.

El 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, es una de las fiestas dedicadas a la Madre del Señor con mayor arraigo en la devoción popular, especialmente en España, donde viene celebrándose mucho tiempo antes de que fuera declarado su dogma en 1854 por el Papa Pío IX. En la Provincia Ibérica de los Sagrados Corazones se le tiene particular aprecio a esta fiesta, pues la Virgen María es patrona de todos nuestros colegios y en cuatro de ellos se celebran fiestas escolares en honor de la Virgen Inmaculada. Así es en el Colegio Sagrados Corazones de Miranda de Ebro, en el Colegio Sagrados Corazones de Madrid, en el Colegio San José de Sevilla y en el Col·legi Padre Damián de Barcelona. En los colegios de Nuestra Señora de la Paz de Torrelavega y Virgen de Mirasierra de Madrid, también celebran fiestas en honor a Santa María, aunque en ambos casos con las advocaciones que respectivamente les dan nombre. Pero ambos tienen también dos bellas imágenes de María Inmaculada: en el caso de Mirasierra procedente del antiguo colegio de la Calle Claudio Coello y en el caso de Torrelavega presidiendo la capilla de los bajos parroquiales.

La devoción a la Inmaculada se remonta a los orígenes de la Congregación en España y a los inicios de nuestra presencia en la educación. Cuenta la Crónica de la Casa de Miranda que el P. Román Desmaráis, fundador y primer superior de dicha casa, cuando vino a España en 1880 con el fin de buscar sitio para fundar una comunidad en nuestro país, “antes de entrar en la Península pasó por Lourdes para encomendar a María Inmaculada el buen éxito de su proyecto, teniendo la dicha de celebrar el Santo Sacrificio de la Misa en el célebre santuario el 16 y 17 de julio.” La misma crónica acredita que en la última década del Siglo XIX ya se celebraba la novena y la fiesta en el colegio de Miranda con participación de alumnos internos y externos.

Las formas de celebrar las fiestas escolares han ido variando con el tiempo y tienen sus matices y tradiciones según el colegio en que nos encontremos. Una de las cosas que es común en todos los colegios de la Provincia es la Oración a la Virgen del Colegio, compuesta por el P. Recaredo Ventosa a mediados del siglo pasado y que se reza en las fiestas y en otros muchos momentos a lo largo del curso. Dice así:

Virgen María,

gloria de los cielos y reina de los hombres

en el misterio de tu Purísima Concepción;

Recibe entre el incienso y el aroma de mil plegarias

la oración fervorosa del colegio donde aprendo a amarte.

Sé, ¡oh, Madre mía!,

aurora siempre hermosa de los limpios horizontes de mi corazón de niño;

que tu hermosura llene de luz mis ojos,

de la miel de tu nombre mis labios,

mi corazón de la flor de tu cariño;

pon alientos de santidad en mi pecho,

sé faro de mis luchas en el mar de mis años de juventud

y no permitas que pobre y derrotado bajel

olvide nunca el puerto de tu corazón de Madre.

Hoy te consagro mi corazón de niño,

mis ilusiones de joven,

mi vida de mañana

para que tú seas siempre la Reina de mi alma,

desde el amanecer hasta el ocaso de mi existencia.

Que en este camino

tu mano me lleve,

tu luz me guíe,

tu corazón me sostenga,

oh Inmaculada Virgen María.

Así sea.

 

Feliz día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Que la Madre de Jesús y Madre nuestra cuide de todos los alumnos, familias, profesores y demás personal de los colegios Sagrados Corazones y nos acompañe en la misión en el ámbito de la educación.

Compártelo
Sagrados Corazones
Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad