Traslado a la nueva casa de la comunidad de Torrelavega

El «Diario Montañés» se ha hecho eco del traslado de la comunidad de hermanos ss.cc. de Torrelavega a su nueva casa. Lo cuenta J. I. Arminio.

Los ocho frailes del Colegio Nuestra Señora de La Paz cambian de residencia después de 45 años. Esta semana dejarán de vivir en el centro escolar para hacerlo en una residencia que acaban de construir en la Avenida de Bilbao. La comunidad de religiosos, perteneciente a la congregación de los Sagrados Corazones, llegó a Torrelavega hace 90 años para poner en marcha el citado colegio, el más grande del municipio, antes ubicado en La Llana.

Tomaron la decisión de cambiar de lugar de residencia ante la necesidad de más espacio en el centro escolar y dotar de una vivienda más adecuada a los religiosos, la mayoría de avanzada edad. Como tuvieron que comprar más terreno del que necesitaban, optaron por agotar la edificabilidad y construir también ocho viviendas para financiar el terreno y parte de la obra. El Ayuntamiento les acaba de conceder la licencia de primera ocupación y tienen previsto realizar la mudanza mañana, martes.

El Colegio Nuestra Señora de La Paz, en el que se han formado varias generaciones de torrelaveguenses, está integrado por tres grandes edificios, uno de ellos destinado hasta ahora a la comunidad de religiosos. Ésta se ha visto reducida notablemente en las últimas décadas por la falta de vocaciones. El espacio que antes ocupaban los frailes (cuatro plantas y treinta habitaciones) será ganado ahora para la actividad docente.

Dos parroquias

La nueva residencia, con capacidad para doce religiosos, está situada entre las dos parroquias que están a su cargo, la de La Paz y la de los Santos Justo y Pastor, en Sierrapando. Entre ambas atienden a una población formada por unos 6.000 feligreses. La edificación, de cuatro plantas, ha sido levantada por la empresa Construcciones Queveda, en base a un proyecto redactado por el arquitecto madrileño José Manuel Soroa.

Los religiosos contarán con una planta semisótano, destinada a garaje y almacén; una planta baja con capilla, comedor, cocina y salas de estar y reunión, y dos plantas destinadas a las habitaciones. El superior de la comunidad, Aurelio Cayón, ha explicado que el lugar, situado junto a la glorieta de Los Rotarios, les coloca a medio camino entre las dos parroquias que administran y las comunidades de religiosas de los Sagrados Corazones, en Sierrapando, y de las Madres Carmelitas, de clausura, en Tronquerías.

Los frailes dejaron en 1990 la dirección del colegio a los seglares y se dedican a la labor pastoral.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies