“¿También vosotros queréis marcharos?”

Comentario al evangelio dominical de Miguel Díaz Sada ss.cc.

¿Por qué son tantos los que abandonan a Jesús, si poco antes lo querían proclamar rey?

Sencillamente porque no estaban de acuerdo con el estilo personal de Jesús ni con los criterios de vida que El proclamaba de parte de Dios.

Había una diferencia abismal entre la religión de Jesús, basada en la confianza y en la entrega gratuita a Dios y a los demás, y la religión oficial basada en los privilegios y derechos adquiridos por la práctica religiosa.

No están de acuerdo con Jesús Mesías que quiere pasar a la historia como “el que sirve”,como Pan entregado y Vino derramado para la Vida del mundo.

¿Por qué sigue siendo realidad que hoy día muchos abandonan a Jesús? No podemos responder por ellos. Lo sentimos, nos duele y nos interpela. Pero sí podemos responder por nosotros, cuando Jesús nos pregunta: “¿También vosotros queréis marcharos?”.

Dejemos que la pregunta resuene en nuestro corazón. Y, como Pedro, tratemos de darle nuestra respuesta. Respuesta que tendrá muchas connotaciones personales según la trayectoria de cada uno. Sería una maravillosa autocatequesis decirnos a nosotros mismos por qué creemos y seguimos a Jesús. “Tu tienes palabras de vida plena y definitiva; eres el “rostro de Dios”, el “corazón de Dios”, “Dios-con-nosotros”; eres el “hombre para los demás”, el “buen pastor” que me enseñas a vivir dando vida, el “buen samaritano” que curas mis heridas y me enseñas a curar y sanar”; eres “el pan de la vida”, “la razón de mi vida”, “el que me abre horizontes infinitos de esperanza” …; no hay palabras p ara expresar la riqueza de la fe de todos los creyentes.

Sólo tú eres la Vida. Seguirte es vivir de verdad y para siempre. ¡Cómo vamos a abandonarte! ¿A quién vamos a acudir? Cierto que hay otros baales o dioses que nos atraen y nos tientan: riqueza insolidaria, poder e imagen que originan confort egoísta e inmediato. Pero… Jesús nos ha fascinado; es verdad que nos rompe muchos esquemas, como a Pedro. Sin embargo, sentimos en lo más hondo de nuestro corazón que vale la pena seguir a Jesús y plantear la vida desde el evangelio.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies