San Damián en el despertar religioso

El Proyecto Tabor nace para dar un apoyo al acompañamiento del Despertar Religioso del niño entre los tres y los cinco años. Es un material pastoral que ofrece un itinerario para facilitar a los niños el inicio en la experiencia de Dios y en la fe cristiana a la vez que van madurando en otros aspectos de su personalidad.

En cada proyecto acompañamos las láminas del niño con un cuento sobre la vida de un santo. En el proyecto 3, “Somos los amigos de Jesús”, se incluye a san Damián de Molokai: “Kamiano y sus amigos”. Estos cuentos permiten a los niños conocer otro aspecto de la iniciación cristiana. Proponemos actividades diversas (la realización de una dramatización, la identificación de los personajes…) y además desarrollamos secuencias de pensamiento variadas para ayudar a la comprensión profunda del reato, a través de la estrategia de pensamiento Ponte en mi lugar.

Las historias que proponemos sobre la vida de algunos santos son una ocasión propicia para que el niño reviva los acontecimientos narrados identificándose con los personajes que aparecen en las mismas. Los relatos contienen algunos protagonistas especialmente señalados que permitan tomarlos como puntos de referencias para llevar a cabo la secuencia de pensamiento.

Estos son los cinco pasos de la estrategia:

– Los personajes del cuento. Recordamos y nombramos a los personajes que aparecen en el cuento sin abrirlo. Luego, abrimos el cuento, con hermosas ilustraciones, y localizamos a todos los personajes que aparecen.

– Elegir los personajes. Una vez identificados todos los actores del cuento correspondiente, los siguientes pasos que se han de dar se encaminan a revivir la historia y comprender las situaciones presentadas desde el punto de vista de algunos de sus personajes. Para ello elegimos algunos de los personajes más representativos de manera que puedan dar juego en posteriores momentos de la secuencia didáctica.

– Pensar como el personaje elegido. Buscamos el personaje en el libro, en las páginas en las que aparece. Observamos sus gestos, lo que dice, las expresiones de su cara… Invitamos a los niños a pensar sobre el personaje con preguntas del tipo: ¿Qué creéis que le pasa al personaje? ¿Qué sentimientos tiene? ¿Por qué lo decís?

– Presentar el punto de vista. En grupo, en parejas o de forma individual los niños cuentan la historia desde le punto de vista del personaje, “poniéndose en su lugar”.

– Cerrar la estrategia con algunas preguntas: ¿Qué hemos hecho para aprender más sobre el cuento y sus personajes? ¿Qué es lo que has aprendido de esta actividad? ¿Qué es lo que más te ha gustado? ¿Qué te ha resultado más difícil?

El Proyecto Tabor está editado por PPC-SM. Cuenta con una guía para el educador que es muy útil para llevar a cabo esta propuesta.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies