Resumen del primer trimestre en El Buen Pastor (San Fernando) Silvio Miguel Bueno ss.cc.

Este trimestre para la comunidad de San Fernando ha sido la de las visitas: nos visito el Provincial en su modalidad canónica y el obispo en visita pastoral.

Esta última es más esporádica entre nosotros y pensamos que ha sido una buena experiencia. Temíamos la confrontación con un obispo muy mediático y atacado. Nuestra comunidad parroquial no es precisamente dada a idolatrar a la jerarquía sino todo lo contrario. El resultado ha sido muy bueno. Don Rafael ha visitado todos los sectores y numerosísimos grupos de la parroquia. No ha tenido rechazo por ir a zonas complicadas del barrio, visitar a los enfermos en las casas o residencias, reunirse con niños, jóvenes y mayores. Hay que reconocer que es incansable: en todas las reuniones verdaderamente metido y ni una siesta o rato de descanso. Quiso estar con las comunidades de hermanos y hermanas y pudimos desarrollar con él conversaciones enjundiosas. Nos habló con soltura de todo y de todos. También con gente de la parroquia que personalmente quiso hablar con él. Ha sido una experiencia que nos ayuda a uno de nuestros objetivos de estos tres años como parroquia: aumentar la conciencia eclesial.

Él nos comentó la sorpresa de que hubiese comunidad. Había innumerables ministerios y nadie era del todo el protagonista. Creemos que captó la esencia de la vida comunitaria que se vive aquí. Donde todo el mundo cabe, pero nadie es “el único”. Vio debilidades y deficiencias de nuestra comunidad pero también dijo, que había formas de fe y organización que no se improvisaban.

La otra clave del trimestre ha sido la “reorganización”. Se marchó Marco y no vino ningún refuerzo y eso cargó de pensamientos las cabezas y de pesadumbre los corazones. También se fue Mª Antonia que había calado en los corazones de mucha gente de la parroquia. Pero es que al menos seis responsables o coordinadores dejaron sus puestos por trabajo. Siguen por aquí pero con otros horarios. No estamos en un Sevilla, o un Madrid donde la gente trabaja en su localidad. Aquí muchos salen fuera y nos descuajaringan la organización. Es una suerte; incluso nosotros les buscamos los trabajos, pero significa que siempre hay que estar empezando. Gracias a Dios y a mucho trabajo de las comunidades hemos casi rehecho el tejido organizativo.

Los hermanos también han reaccionado ante la falta de otras manos de obra. Aunque seguimos de médicos (ojos, dientes, parkinson, tensiones, endoscopias, caídas…) los hermanos se han puesto las pilas para ampliar horarios de trabajo, estar más atentos a diferentes aspectos de la atención a las personas e incluso acoger nuevos ministerios.

Ya estamos montando el siguiente trimestre, terminando campañas, proponiendo subvenciones y proyectos… Dos perlas: El pabellón de oncología del hospital de Puerto Real, nos pidió que en nuestros talleres confeccionásemos las batas de todo el personal de enfermería. Han quedado muy contentos y vienen nuevos encargos al taller prelaboral. En el horizonte se apunta una cooperativa o empresa de iniciativa social.

También este trimestre tendremos la carrera solidaria que organiza la policía: Se hace a nivel nacional pero con varias sedes y los beneficios vendrán al Buen Pastor de San Fernando. Más allá del beneficio, también nos visibiliza para que otros se acerquen con sus ideas y colaboración.

La comunidad cristiana no es tonta y sabe que en este trimestre también se pueden acercar nubarrones. Pero las cosas del día a día nos llaman y nos aprestamos a ello. Confiamos en lo bueno del Espíritu evangélico.

Sagrados Corazones
Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies