Quiénes somos

a

“Hago voto de castidad, de pobreza y de obediencia, según las luces del Espíritu Santo para el bien de la Obra, como celador del Amor de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, en cuyo servicio quiero vivir y morir”

Los padres fundadores de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María son Enriqueta Aymer (Poitiers, 11/08/1767) y José María Coudrín (Coussay les Bois, 1/03/1768).

Durante los primeros años de su vida viven en una Francia que sufre profundos cambios, en la que persiguen a los sacerdotes y religiosos.

El Buen Padre fue ordenado sacerdote de manera clandestina en París, y la Buena Madre es encarcelada casi durante un año por dar cobijo a sacerdotes afines al Papa.

Después de un recorrido de lucha y superación compartiendo un sueño común, la noche del 24 de diciembre de 1800, durante la eucaristía celebrada en La Grand’Maison de Poitiers (Francia), pronuncian esta fórmula de consagración a Dios.

Así nace esta obra, una congregación de hermanos y hermanas misioneros que llevarán el Evangelio a todas partes.

Gallery 2

“Contemplar, vivir y anunciar el amor de Dios encarnado en Jesús”

 

El carisma de los Sagrados Corazones se ha formulado en esta frase que condensa lo mejor de nuestra espiritualidad y que es por sí misma un reto para todo religioso y religiosa de nuestra Congregación, pues expresa lo que por vocación están llamados a vivir.

 

El fundamento de nuestro Instituto, en palabras de Buen Padre, es “la Consagración a los Sagrados Corazones de Jesús y de María” que le otorga una dimensión especial a nuestra vocación particular en la Iglesia.

Ella envuelve dos aspectos: la fe en el amor personal, tierno e incondicional de Dios por nosotros y la forma bondadosa con que él guía nuestras vidas y la figura de María como compañía a lo largo del camino, por su fe, su silencio y su entrega de todo corazón.

 

Además, la vida de Jesús es el principio determinante de nuestra misión e inspiración en nuestras vidas. Nadie puede agotar la riqueza y plenitud de Cristo.

Vivimos con celo para proclamar la buena noticia del Amor de Dios, especialmente a los pobres.

De ese amor fluye nuestra preocupación por las personas, en especial por los débiles y los oprimidos. Este celo, que brota del amor que Jesús nos tiene, nos libera para responder a las necesidades de la Iglesia y del mundo.

 

Para los hermanos y hermanas de los Sagrados Corazones la centralidad de la Eucaristía en la comunidad es fundamental. Y la Adoración Reparadora se presenta como una actitud permanente y como forma específica de oración que prolonga la celebración de la Eucaristía en nuestras vidas.

 

Tal y como fuimos fundados, somos una única Congregación de hermanos y hermanas. Una realidad significativa y permanente que da identidad a nuestro Instituto. Los hombres y mujeres que se incorporan a la Congregación desde siempre estuvieron dedicados a la misma misión apostólica y así sigue siendo en la actualidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies