Profesión temporal de Ángela y perpetua de Damiano

Ha sido una celebración “maravillosa” comentó Damiano en su acción de gracias. Y, verdaderamente, la profesión temporal de Ángela y la profesión perpetua de Damiano, en la iglesia de San José de El Escorial, tuvo el encanto de las celebraciones en las que se palpa el paso de Dios por la vida de los que se dejan guiar por Él.

Los hermanos y hermanas ss.cc. que terminaban sus asambleas, laicos ss.cc., las familias, amigos de los profesandos y personas venidas de diferentes lugares llenaban el templo, que estrena en estos días un rincón dedicado a San Damián, con unas vidrieras de Javier Garito ss.cc., y una evocación de nuestros mártires. Climatológicamente un día espléndido también, con la luz del sol que brillaba en las cristaleras más altas. Era el mediodía del 27 de agosto cuando comenzaba la procesión de entrada.

La eucaristía ha sido presidida por Enrique Losada ss.cc., Superior Provincial de la Ibérica, acompañado por Rosa Mª Ferreiro ss.cc., Superiora General, y de Mercedes Bayo ss.cc., Superiora Provincial. Presentaron a los profesandos sus respectivo con ls formadores, María Vidal ss.cc. y Miguel Díaz ss.cc. En su homilía, Enrique nos recordó que “en el rostro de Jesús podemos contemplar el Amor de Dios”, así como en sus opciones, que Damiano y Ángela quieren hacer suyas. Dedicó unas palabras a cada una de las familias de ambos, recordándoles que no perdían a un miembro de su familia sino que ganaban una familia nueva, la de los Sagrados Corazones. Enrique finalizó su homilía en italiano, con unas palabras que emocionaron a los padres, familiares y amigos de Damiano.

Ángela hizo su profesión en las manos de la Superiora General. Luego recibió las Constituciones y la cruz con el emblema de los SS.CC. Miguel, antes de la postración de Damiano, recordó las palabras de San Damián, cuando él mismo se postró ante el altar bajo el paño mortuorio, momento que evocó en tantas ocasiones en su estancia en Molokai. Damiano hizo su profesión en las manos del Superior Provincial. Después recibieron el abrazo de acogida de la Congregación.

En el ofertorio, Inés Gil de Antuñano ss.cc., que lleva varios años en una comunidad en Manila, explicó las ofrendas que se iban a ir acercando al altar: la colecta que por expreso deseo de los profesos irá destinado a un proyecto con los más desfavorecidos en una barrio de Manila; las sandalias, que son el calzado de los pobres y el sari, que simboliza la apertura a un mundo sin fronteras.

Ángela dedicó unas emotivas palabras de acción de gracias, de las que destacamos la gratitud a su familia por todo lo recibido: “me siento amada con vuestra mirada y con vuestra presencia aquí hoy”. Y Damiano también hizo su acción de gracias, pronunciando en italiano unas palabras dedicadas a sus padres y amigos.

La celebración, que concluyó diez minutos antes de la dos de la tarde, concluyó con un sonoro “Gratias infinitas”, canto muy significativo en nuestra tradición congregacional. Luego, una comida en la Casa E. San José de El Escorial, salpicada de abrazos, encuentros y tono festivo. Ha sido un día de gozo, en el que los religiosos y religiosas hemos podido renovar nuestra consagración acompañando a Ángela y a Damiano. Un día de gratitud para la familia de los Sagrados Corazones, para decir con ellos, como rezaba el cartel del altar: “Toda mi vida te bendeciré”.

Avatar
Fernando Cordero ss.cc.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies