Profesión Religiosa Perpetua de Pablo Bernal ss.cc. Antonio Vega del Riego ss.cc.

No podemos prescindir de las circunstancias. Ya nos lo recordó bien nuestro filósofo José Ortega y Gasset.: “Yo soy yo y mi circunstancia”.

La circunstancia de la Covid’19 está siendo  muy seria, muy fuerte y abarca al mundo entero. Las consecuencias han sido nefastas en todos los niveles;  los más altos: sanitarios-económicos, anímicos;  y los más sencillos y cotidianos: cercanía, celebraciones, efemérides…

La profesión perpetua de Pablo Bernal Rubio, como Hermano de la Congregación de los Sagrados Corazones,  no pudo escapar a estas circunstancias. Tuvo que cambiar de fechas varias veces. Empezó fijándose la fecha del 18 de abril 2020, en la parroquia de San Víctor, en Madrid. Al no ser posible, tuvo que renovar sus votos temporales. Lo hizo  el 30 de junio, en la casa de la calle Conde Gálvez de Sevilla. Se volvió a programar la profesión perpetua para el 28 de noviembre en la parroquia Sagrados Corazones,  de Madrid,  junto con la Hermana ss.cc. Beatriz García (Bea). Siempre quisieron que fuera una misma ceremonia para las dos profesiones, manifestando así la unidad de Hermanos y Hermanas, que formamos una sola Congregación. A causa de los confinamientos perimetrales de algunas Autonomías, tampoco pudo celebrarse. Finalmente, Bea la hizo el sábado 21 de noviembre, en la iglesia del colegio de las Hermanas ss.cc, el Paraíso, Madrid;  Pablo, el sábado siguiente, 28 de Noviembre, en la iglesia parroquial de los Sagrados Corazones, de la ciudad de Sevilla. Cada cual en su respectiva residencia en esos momentos.

Parecía todo una carrera de obstáculos. Incluso tres días antes, Pablo sentía un frío intenso, el típico frío húmedo de Sevilla, que se cuela por los huesos. La comunidad, ya bromeábamos que lo que faltaba era que cogiera una gripe, justo esos días. Por suerte, no hubo ninguna gripe. Finalmente, tras tantos obstáculos, pudimos vivir con alegría y emoción una hermosa ceremonia: el ritual, las lecturas, la música del coro, la homilía, la acción de gracias de Pablo, el ambiente familiar, el saber que llegaba, vía on-line, a más hogares y que la alegría compartida es más alegría. Pudo presidirla el padre Provincial, Aurelio Cayón, que justo acababa un prolongado confinamiento. Concelebramos  los Hermanos de las dos comunidades que hay en Sevilla.

La comunidad hemos acompañado a Pablo  con nuestra oración, con nuestra cercanía, con nuestra ilusión; con nuestro aprecio, con el reconocimiento de su convicción de lo que iba a realizar, su firmeza, su entereza, dando gracias por sus cualidades y por su capacidad para hacer fácil la vida de comunidad.  El verso del salmo: “Al ir iba llorando… al volver vuelve cantando”, se cumplió al pie de la letra.

Sagrados Corazones
Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad