«Pasa Jesús, el Nazareno, y te llama»

Comentario al Evangelio dominical a cargo de Miguel Díaz Sada ss.cc.

En el evangelio de Marcos los discípulos son bastante miopes. Por más que les enseña Jesús, ni ven, ni entienden, ni aceptan el camino del evangelio. Los hijos del Zebedeo piden los primeros puestos. El resto de discípulos se enfada porque también ellos los ambicionan. Pedro ni siquiera deja hablar a su Maestro del sufrimiento y de la entrega. Se asustan de lo que dice de las riquezas. No entran en el camino de Jesús. Se mantienen al margen, esperando tiempos mejores. Para Marcos, en el ciego “sentado junto al camino” están representados los discípulos del tiempo de Jesús y los de nuestro tiempo.

A pesar de toda nuestra ceguera, una de las experiencias más gratificantes es escuchar en nuestro corazón una voz que nos dice: “Pasa Jesús, el Nazareno, y te llama”.

Nosotros, desde nuestro deseo de encontrar sentido a la vida y de entrar en el camino de Jesús, reaccionamos a su paso con entusiasmo, y a su pregunta “qué quieres que haga por ti”, le respondemos, “Señor, que vea”.

¿Qué queremos ver? Que el camino del evangelio es camino de vida, que el servicio fraterno y gratuito es un rasgo de quien sigue a Jesús, que la entrega a los demás es la más plena realización personal, que perder la vida por los demás es ganarla.

Señor, que vea con tus ojos y con tu corazón: hay situaciones sociales y humanas muy difíciles de entender sin tu Luz. Ejemplos: tener una mirada humana y cristiana ante los inmigrantes; enfrentar con esperanza situaciones duras de enfermedad y de fracasos afectivos…

Señor que vea: que la luz de la fe recibida el día del bautismo alumbrada en el Cirio Pascual de tu Resurrección no se apague, que nos ilumine en el corazón, dando sentido a todo lo que somos y hacemos en la vida, y que irradie a todos los que nos encuentran.

El ciego, tirando el manto (símbolo del pasado), se levanta y recorre entusiasmado el camino de Jesús, aunque tenga que pasar por Jerusalén (la cruz).

En camino con Jesús, y en el camino de Jesús, hacia la Vida.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies