P. Manuel García Ripado, ss.cc. Aurelio Cayón ss.cc.

A primera hora de hoy, lunes 8 de febrero de 2021, ha fallecido en El Escorial (Madrid) el P. Manuel García Ripado, ss.cc., a la edad de 79 años. El mes de noviembre estuvo gravemente enfermo, a causa de la neumonía que le provocó el Covid-19, pero el 1 de diciembre recibió el alta hospitalaria y desde entonces se estaba recuperando en nuestra casa de El Escorial. Su muerte ha sido repentina e inesperada.

Manuel nació en Boñar (León) el 28 de diciembre de 1941. Sus padres se llamaban Saturnino y Agustina. Ha tenido tres hermanos: Luis, también religioso de los Sagrados Corazones, de quien era gemelo y que falleció en 2012 en Brasil; Carmen y Sara, que viven en Boñar. En León viven también sus sobrinas. Manuel ha estado siempre muy vinculado a su pueblo y a su familia.

Con diez años ingresó en la Escuela Apostólica de los Sagrados Corazones de Miranda de Ebro (Burgos), donde estudió bachillerato. Hizo el noviciado en San Miguel del Monte (Burgos) y allí mismo profesó como religioso de los Sagrados Corazones el 8 de septiembre de 1959. Realizo los estudios eclesiásticos en el Escolasticado de los Sagrados Corazones, cursando filosofía en San Miguel del Monte y teología en El Escorial. El 7 de abril de 1963 hizo su profesión perpetua en El Escorial, el 13 de diciembre de 1965 recibió la ordenación de diácono en Madrid y el 20 de febrero de 1966 fue ordenado sacerdote en El Escorial.

Al terminar los estudios en El Escorial fue destinado a Madrid, al Colegio de los Sagrados Corazones de las calles Villanueva y Claudio Coello. El primer año hizo el curso de pastoral en CONFER y luego siguió en el colegio hasta su cierre, en 1973. Se trasladó entonces al nuevo Colegio Virgen de Mirasierra, también en Madrid, donde permaneció hasta 1984. El curso 1978/1979 estuvo en la comunidad de la Calle Guzmán el Bueno y entre 1979 y 1982 en la comunidad de la Plaza de La Carolina, dedicado a la acogida y a la pastoral con jóvenes, mientras trabajaba también como profesor en el colegio.

En 1984 fue a vivir a Sierrapando (Cantabria), a la comunidad de la Parroquia de los Santos Justo y Pastor, formando parte del equipo provincial de pastoral juvenil y vocacional. Fueron los años de la llamada “Platajunta”, iniciando el trabajo conjunto de hermanos y hermanas Sagrados Corazones en la pastoral con jóvenes. En 1985 fue nombrado superior de la comunidad. Entre 1986 y 1988 fue también formador del prenoviciado. En 1988 el equipo de PJV se traslada a vivir a la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz de Torrelavega (Cantabria). En esos años, además de trabajar en la pastoral y de colaborar en las parroquias, es también profesor en el Colegio de Nuestra Señora de la Paz.

Entre 1990 y 1996, fue consejero provincial. El mismo año 1990, fue nombrado Coordinador Provincial de PJV y paso a vivir a la comunidad de la Calle Romero Robledo de Madrid, nueva sede del Equipo de PJV. En 1992, fue nombrado superior de la comunidad. En 1994, pasa a la comunidad de la Parroquia de San Víctor, también en Madrid, y vuelve a trabajar en el Colegio Virgen de Mirasierra. En 1996, es nombrado Coordinador del equipo parroquial “in solidum”.

En 1998 vuelve a Torrelavega, para trabajar de nuevo en el Colegio y la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz. Un año después, es nombrado párroco y, en 2000, Arcipreste de Torrelavega y Santillana.

El año 2003, se le destina a Talayuela (Cáceres), a la Parroquia de San Martín, donde presta los servicios de superior y párroco. Allí permanece hasta que, en 2009, se cierra la comunidad religiosa, y la parroquia deja de depender de la Congregación. Entonces va a Madrid, al Colegio de los Sagrados Corazones de la Calle Martín de los Heros. En enero de 2011 es nombrado superior de la comunidad.

En septiembre de 2011 vuelve por tercera vez a Torrelavega, a trabajar en el colegio y en las parroquias. En 2014 es nombrado superior local y miembro del equipo directivo del colegio.

En 2018 regresa a Madrid, esta vez a la Parroquia de los Sagrados Corazones, donde asume como vicario parroquial y, desde 2019, como superior de la comunidad. Hasta que comenzó la pandemia del coronavirus, colaboraba también en la pastoral del Colegio Virgen de Mirasierra.

Manuel ha sido siempre un religioso muy activo pastoralmente, dedicado especialmente a los jóvenes y muy identificado con el trabajo en los colegios. Cuidaba el acompañamiento a los alumnos y mantenía relación con los antiguos alumnos, animándolos en su crecimiento como personas y como cristianos. En la pastoral parroquial, tampoco se conformaba con una pastoral de mantenimiento, sino que siempre buscaba llegar a más. Ha sido amante de la naturaleza y del arte. En su espiritualidad, la Virgen María ocupaba un lugar importante y le gustaba coleccionar fotografías de sus imágenes. Ahora podrá verla de verdad y será ella la que le acompañe hasta la casa del Padre.

La Eucaristía funeral por Manuel se celebrará mañana, martes 9 de febrero, a las 12 del medio día, en la Iglesia de los Sagrados Corazones de la Casa San José de El Escorial, con las limitaciones de aforo de este tiempo de pandemia. Después del funeral, su cuerpo será inhumado en la sepultura de la Congregación en el Cementerio de El Escorial.

Que nuestro hermano Manuel descanse en la paz del Padre de la misericordia y en el amor de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, en cuyo servicio ha querido vivir y morir.

Sagrados Corazones
Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad