Ordenación sacerdotal de Joachim Kevin Cupé ss.cc. Pablo Bernal ss.cc.

El pasado sábado 14 de mayo tuvo lugar la ordenación sacerdotal de Joachim Kevin Cupé ss.cc., a manos Mons. José Rico Pavés, Obispo de Asidonia Jerez. La celebración tuvo lugar en la parroquia del Apóstol San Pablo de Jerez. Este festivo acontecimiento atrajo hasta la barriada de San Telmo personas procedentes de nada menos que tres continentes. En efecto, acompañaron a Kevin su padre y su tía, que llegaron de Kinsasa (R. D. Congo) y algunos de sus familiares que viven en distintos lugares de Europa y EEUU. También estuvo muy bien representada la Congregación: a los hermanos, hermanas y miembros de la rama secular de España se sumaron algunos hermanos africanos que residen en la comunidad internacional de Berlín y Jean Blaise Mwanda ss.cc., Consejero General. Como no podía ser de otro modo, la comunidad parroquial de San Pablo también se volcó en la celebración de quien ha ejercido como diácono entre ellos durante el último año.

La celebración fue una manifestación de rasgos que nos son bien propios: el espíritu de familia y la internacionalidad. Mons. Rico Pavés se mostró muy cercano a la asamblea y al ordenando, para quien recogió las tres claves que la liturgia del día nos regalaba en la fiesta de San Matías. Expresó asimismo una profunda sintonía con nuestro carisma, hablando con tanta sencillez como hondura del Corazón de Jesús gestado en la entraña del Corazón de María.

La celebración tuvo momentos profundamente significativos: el momento en el que Kevin, ya ordenado, participó en la plegaria eucarística, recordando a su madre en el memento de los difuntos; el solemne canto en lingala de alabanza a la Trinidad que entonaron los hermanos y familiares de Kevin; o la sorprendente acción de gracias del recién ordenado. En un español casi perfecto y con enorme aplomo, Kevin dio las gracias a todos los presentes y al Buen Dios, verdadero autor de la asamblea diversa y universal allí reunida.

Concluida la celebración, la fiesta continuó en la casa Padre Damián. Acompañando la comida y la bebida, no faltó ni un instante la música. Al ritmo de la rumba congolesa e infinitos bailes más, disfrutamos de una divertidísima fiesta de familia.

Comienzan así a hacerse vida las palabras que Camille Sapu, Provincial de África, dirigió en ese día a nuestra Provincia: «Rodeado con su familia y con todos ustedes, junto con Kevin, agradecemos este don de vocación. Ojalá que lo que él aprendió de ustedes sea una pequeña riqueza para su vida misionera». Que así sea.

Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad