Los tres jardines

En este domingo pascual, el domingo del Buen Pastor, os proponemos una breve reflexión, tomada de un extracto de la Carta que el Superior General, Javier Álvarez-Ossorio ss.cc., dirigía este mes de mayo a los religiosos de la Congregación:

En este tiempo de Pascua, os deseo que disfrutéis de la compañía del Señor al menos en estos tres jardines:

 1. El jardín donde se pasea con la brisa de la tarde: es el tiempo de charlar con el Señor como con un amigo. Tiempo gratuito, para gozar de una presencia amable que quiebra el miedo a la soledad y nos hace sabernos amados. Lugar de confianza, donde se puede estar desnudo, sin máscaras ni disfraces, libres y redimidos.

 2. El jardín de los olivos: donde reconocemos que el Señor nos ha precedido en el dolor, la angustia y la tristeza. Cuando el drama de la humanidad sufriente, del mal que todo lo puede y de nuestro corazón descompuesto, se vuelve un espectáculo desolador, Jesús está presente y su pasión se hace bálsamo y consuelo.

 3. El jardín de la mañana de Pascua: para que, como María Magdalena, en medio de las lágrimas nos sintamos llamados por nuestro nombre y enviados a nuestros hermanos. En ese jardín, el Resucitado nos levanta de nuestra desesperanza y nos confía el cuidado de la fe y de la alegría de los demás.

Avatar
Fernando Cordero ss.cc.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies