«Los latidos de Bitshakushaku»

El domingo, 20 de noviembre, se emite, a las 11.30 h., en La 2, el tercero de los reportajes que “Pueblo de Dios”, de TVE, ha grabado en la R. D. del Congo. Se titula «Los latidos de Bitshakushaku». El equipo de este programa recorre la capital del Congo visitando las misiones de los Sagrados Corazones. El programa se volverá a repetir, el viernes, 25 de noviembre, a las 11 h., en La 2. Y a partir del domingo, 20 de noviembre por la tarde lo podemos ver en «TVE a la carta».

Bitshakushaku se encuentra en la comuna de Kimbanseke, al este de Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo. Ese barrio se encuentra en la zona más lejana de la comuna, donde parece que la ciudad va tomando posiciones, sembrando el campo de casas, mercados y pequeños edificios. Excepto el nombre, aquí hay poco más: faltan todos los servicios básicos y la vida de sus habitantes es muy difícil. Una comunidad de los Sagrados Corazones llegó al barrio en los años noventa. La idea era seguir a la gente allá donde se fuera instalando, no perder nunca de vista la periferia. Aquí siguen, trabajando y viviendo junto a los vecinos del barrio.

Los Sagrados Corazones pusieron en marcha, entre otras cosas, una parroquia. Pero el barrio creció y ya están el solar y una construcción provisional de la nueva parroquia de San Damián. Frente a la casa de las religiosas de los Sagrados Corazones está el centro Henriette Aymer. En una parte del terreno las misioneras han puesto en marcha un proyecto hortícola para las mujeres del barrio. Las hermanas pusieron a disposición de un grupo de madres esta finca y estas se comprometen a trabajar la tierra para poder alimentar a sus familias. Entre las dificultades con las que se encuentran estas mujeres está la falta de agua. Durante la época de lluvias en esta región tropical no hay problema. En este centro también hay una guardería en la que se atiende a unos cincuenta niños.

Ayuda de España

La ayuda que llega del exterior, también de España, hizo posible que los misioneros hicieran realidad uno de sus sueños: crear el centro de formación profesional “Tondisa Ebale”. Su nombre viene de un refrán en lengua lingala que dice: «un poco de lluvia cada día, acaba por llenar el río». Los misioneros tomaron el final de la frase como una invitación: «llena el río». Se trata de animar a trabajar con tesón todos los días para conseguir grandes frutos.

En la década que lleva funcionando el centro, los resultados se van viendo.

Junto a la escuela y a la parroquia, también se encuentran la Escuela Coudrin y el Colegio Padre Damián. Este es un centro de secundaria donde 530 alumnos tienen la posibilidad de estudiar una de las tres especialidades: pedagogía, química o comercial. Los colegios y parroquias españolas que están a cargo de los Sagrados Corazones tienen siempre presentes las necesidades de la congregación en África. Se organizan conciertos benéficos, proyectos solidarios y se envían contenedores con material. Los ordenadores, por ejemplo, llegaron desde Andalucía y han hecho posible montar el aula de informática.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies