La hora del seguimiento

Un domingo más nos aproximamos con Miguel Díaz ss.cc. al Evangelio dominical. Seguimos rezando por la Paz junto a María, en su Natividad.

Cuentan que santa Teresa de Jesús, meditando un día sobre las exigencias del Señor para quienes quieran seguirle, le dijo con su gracejo característico: “Ahora entiendo. Señor, por qué tienes tan pocos amigos”. Tres son las condiciones básicas que pide Jesús a sus seguidores:

◊ Reordenarlo todo, hasta la propia familia, desde la adhesión a Jesús y a los valores del Evangelio por El vividos.

◊ Ser capaz de llevar la cruz sin romperse: la cruz que nace del seguimiento decidido de Jesús, viviendo la misericordia, el servicio, el perdón, la gratuidad y la disponibilidad para el Evangelio. Cruces liberadoras que nacen a la sombra de la Cruz de Cristo y, por tanto, fecundas para el discípulo y para los demás.

◊ Hacer una guerra continua a la acumulación injusta e insolidaria de los bienes de la tierra, lo que conlleva compartir desde lo propio y denunciar las injusticias; también aquí aparece la Cruz.

Teniendo en cuenta estas tres condiciones, a nadie se le oculta que Jesús no busca admiradores sino seguidores. A quien conoce a Jesús no le resulta difícil dejarse deslumbrar por su testimonio. Seguirle es otro cantar. Por eso, muchos le abandonan. ¿También vosotros queréis marcharos? pregunta Jesús a sus discípulos. Y Pedro responde: “a quién vamos a ir. Sólo tú tienes palabras de vida plena y definitiva.

En nuestra época tiene especial relevancia este diálogo de Jesús con sus discípulos y con nosotros. Han pasado los tiempos del cristianismo por herencia, por tradición o por costumbre. Nadie nos presiona. El hecho de participar en la eucaristía dominical demuestra nuestra opción clara y decidida por Jesús y por el evangelio.

La referencia de Jesús a la torre y a la batalla, es una invitación a la lucidez y a la responsabilidad. Jesús no quiere seguidores inconscientes, sino personas lúcidas y responsables. Quiere que reflexionemos sobre las exigencias concretas que encierra seguir sus pasos y construir el Reino en medio de nuestra sociedad. No es suficiente repetir el pasado; nos quiere creativos a la hora de vivir y presentar el evangelio.

“Ha sonado la hora del seguimiento”.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies