Formación inicial del profesorado

Una profesora del Colegio San José SS.CC., de Sevilla, Mercedes, nos cuenta en esta crónica la actividad realizada de formación inicial del profesorado de los Colegios SS.CC. de los hermanos de la Península Ibérica, dentro del Aula de Verano «Santiago López ss.cc.», que se ha desarrollado a principios de julio en nuestra casa de Miranda de Ebro (Burgos).

Lo primero que querría mencionar es un gran agradecimiento a los organizadores y profesores colaboradores que han hecho posible esta formación a las nuevas incorporaciones de los colegios de la Congregación SS.CC.

Durante este tiempo de instrucción hemos sido formados 22 nuevos profesores de los seis centros que tiene la congregación en la Península Ibérica: Torrelavega (3), Miranda (4), Martín de los Heros (3), Mirasierra (2), San José (7) y Barcelona (2).

Gracias a estos tres días en los que hemos podido convivir con otros compañeros, hemos podido compartir experiencias, miedos, ilusiones, formas de trabajar, ideas…Creo que al fin y al cabo es lo que más hemos agradecido, ya que la teoría es eso, teoría; pero ver como esa teoría se trabaja en otros centros y ver que funciona da muchas más ganas de seguir en este difícil, pero muy gratificante, camino de la enseñanza.

Durante estos días hemos podido trabajar diferentes temas y profundizar un poco sobre ellos. Algunas de las ponencias han ido más encaminadas a conocer el carisma de la Congregación SS.CC, a ver nuestra misión como laicos dentro de la misma y sobretodo cómo se conjuga este trabajo con nuestra labor en los colegios. Ya que como nos dijo Miguel Díaz es muy fácil dejarse primar por la excelencia y olvidar en algunos momentos la educación en valores humanos y cristianos. Por ello creo que esta ponencia nos sirvió para no olvidarnos que es muy importante formar a los alumnos bien en las diferentes materias, pero sin dejar de lado que formamos a alumnos en todos los apartados de la persona y que el aspecto educación en valores es igual de importante que el resto.

Otra de las ponencias ha ido más encaminada a conocer más el papel de la Congregación en el mundo, guiada por el Padre Luis López. En esta charla conocimos aspectos sobre los fundadores y sobre las misiones de la congregación, cómo se organiza, dónde trabaja principalmente, etc, aspectos que quizás muchos de nosotros no sabíamos. Creo necesario destacar el papel de los religiosos que acompañan espiritualmente a nuestros alumnos; donde su presencia es muy significativa y primordial para el desarrollo de la misma. Esta charla terminó de una forma muy especial ya que el Padre Luis nos llevó a hacer una pequeña visita a la biblioteca del centro, donde nos demostró su gran conocimiento y pasión por la literatura.

Otra formación ha sido sobre la relación familia-colegio, impartida por Jesús Palomino. Esta charla nos gustó mucho ya que el principal problema que encontramos entre la familia y la escuela es que ambas intentan ejercer roles que no les pertenecen y ahí comienza el conflicto. Tenemos que darnos cuenta que los padres no son enemigos de la escuela, sino que llevando una buena relación pueden ser grandes colaboradores. Para ello hay que saber identificar bien los roles que les corresponden a cada uno y trabajar por un objetivo común, que no es otro más que la educación de sus hijos. Este trabajo en común requiere de una comunicación bastante fluida y con confianza entre la familia y el colegio, y aquí es donde entra en juego nuestro trabajo. Debemos mantener un estilo positivo y colaborativo con los padres y para ello las entrevistas que mantengamos con éstos deben estar bien preparadas y no sólo hablar de aspectos negativos del niño, sino orientarles y darles información objetiva, y sobretodo acabar con acuerdos entre ambos que no se basen en exigencias, sino en sugerencias para un buen trabajo en equipo. Terminamos esta ponencia describiendo nuestro estado de ánimo con una palabra.

Pilar Colao e Israel nos mostraron una ponencia un tanto diferente, basadas en varias dinámicas, pero no por ello menos formativa. Comenzamos la formación escribiendo en unas cartulinas nuestras expectativas sobre la ponencia y una pregunta que queramos hacer al final de la misma. Esta formación iba encaminada a trabajar el papel del profesor como agente de pastoral. Siguiendo el hilo de la primera ponencia, tenemos que tener en cuenta que trabajar en los colegios de la congregación, implica también trabajar por la evangelización desde nuestro trabajo diario, esto supone vivir y transmitir valores a nuestros alumnos teniendo como ejemplo la vida de Jesús en el día a día.

Esta ponencia tuvo varias dinámicas que nos ayudaron a comprender esta misión entre las que destaco dibujarnos dentro de diez años, escribir qué consideramos que hace un profesor y qué cualidades debe tener y los miedos que tenemos como profesores nuevos. Una frase que me gustaría destacar de esta formación es “Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”. Pienso que nuestros objetivos como docentes se basan en saber educar desde el corazón, fomentando el espíritu crítico del alumno y ayudándole en su formación integral. Debemos conseguir formar personas responsables, dándoles unos valores que les enseñen a vivir en la sociedad actual. Así pues, el educador debe trabajar desde la empatía, la escucha, la cercanía y la cordialidad.

De esta intervención me gustó mucho la idea de buscar los puntos fuertes de nuestro alumno, cosa que obviamos normalmente, y poder así trabajar lo que mejor sabe hacer, buscando en su interior. De esta forma haremos útiles a nuestros alumnos socialmente y sobretodo formaremos personas felices.

La última charla propiamente dicha, fue pronunciada por Luis Ángel Valcárcel cuyo tema principal fue el rol del docente-tutor en los colegios de los SS.CC. Esta explicación tuvo mucho fundamento en las ponencias anteriores, pero también fue bastante productiva ya que pudimos ahondar en el perfil del tutor, las características que debe tener y sobretodo que debe trabajar como mediador entre el alumno y otros profesores. Como final de esta ponencia cada colegio por grupo hicimos una pequeña reflexión acerca de los objetivos que nos planteamos como educadores, las características de la función tutorial, qué intentamos lograr con nuestro trabajo…un pequeño resumen de todo lo que habíamos visto hasta este punto y que luego compartimos con el resto de colegios.

El último día lo dedicamos a sacar conclusiones y hacer un pequeño feedback sobre la ponencia de Pilar Colao e Israel y realizamos una breve reflexión individual en voz alta sobre las expectativas que teníamos del curso y cómo han ido cumpliéndose. Todos los participantes declaramos que esta formación recibida ha superado y con creces nuestras expectativas ya que pensamos que gracias a ella hemos aprendido mucho tanto de la congregación como de aspectos más específicos de nuestra tarea como tutores y profesores de los colegios de la congregación SS.CC como ya he ido explicando a lo largo del trabajo.

Para finalizar la mañana dedicamos gran tiempo a compartir en grupo vivencias, conocer mejor otros colegios, compartir ilusiones y miedos, que como mencioné al principio ha sido muy gratificante para nuestra formación.

Por último sólo quisiera añadir que considero de gran importancia que se sigan llevando a cabo estos cursos de formación inicial ya que además de aclarar muchas dudas de nuestra tarea diaria, nos ayuda a coger fuerzas ante las dificultades e inquietudes que nos podemos encontrar en nuestro apasionante trabajo.

Me gustaría terminar con una frase que me gustó mucho que resume todo lo vivido en la formación y en nuestro trabajo y es que “Nadie nunca triunfa solo”.

Gracias por todo.

Merce

Colegio San José SS CC

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies