Fiesta de la Santísima Trinidad

Desde Salamanca Miguel Díaz ss.cc. nos envía su comentario a la liturgia de la fiesta de la Santísima Trinidad.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo

La fiesta de la Santísima Trinidad no invita a volver la mirada y el corazón al Dios Padre que se nos ha manifestado en Jesús.

* Para un creyente cristiano, Dios se nos revela en Jesús como Padre, con corazón de padre y madre, ◊

* se nos acerca hasta hacerse uno de nosotros, hermano nuestro, en Jesús de Nazaret; es el Padre que acompaña a Jesús en su vida nada fácil y le resucita haciéndole Señor de vivos y muertos,

* y vive en nosotros como Espíritu Santo que nos vivifica, nos da la libertad de los hijos y nos fortalece para que seamos testigos y pregoneros de la Buena Noticia de Dios proclamada por Jesús.

¿Quién es Dios para ti? El Dios de la Vida y no de la muerte, el Dios de la Creación y no de la destrucción, el Dios compañero y amigo, el Dios en el corazón de la vida y de la historia; no el Dios lejano más allá del tiempo y de la vida. Es el Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo que quiere hacer de los caminos del hombre y de la mujer en este mundo, caminos de fraternidad y de paz. A esta misión nos convoca nuestra fe en Cristo Resucitado: transformar nuestro mundo en el Paraíso de Dios y del hombre donde todos podamos sentirnos y ser en verdad hermanos e hijos de Dios.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies