Entrevista al Provincial de África

Casi a pie de escalerilla de avión hemos encontrado a Camille Sapu Malangu ss.cc., Provincial de África, que ha estado unos días en nuestra Casa Provincial, en Madrid, tras acudir a alguna reunión en Europa y aprovechar también para la animación misionera. Antes de partir para Mozambique pudimos hablar con él sobre diferentes aspectos de su vocación y servicio a la Provincia de África.

1. ¿Cómo surgió tu vocación a la vida religiosa y sacerdotal ss.cc.?

Yo estaba en el grupo de los jóvenes de mi parroquia, “jóvenes de la luz” y también de monaguillo. Estas dos actividades han contribuido bastante para mi vocación. La de la vida religiosa y sacerdotal es porque no he conocido otro tipo de religiosos en mi parroquia. Siempre fueron los SS.CC. y su manera de actuar me gustaba. Es por eso que decidí ser religioso de los SS.CC.

2. ¿Es complicado ser Provincial de una Provincia que tiene hermanos en la República Democrática del Congo y en Mozambique?

Es complicado en el sentido de presencia física y de seguimiento de ciertos problemas o dificultades ligados a la misión o a los hermanos. No siempre puedes estar cerca de los hermanos que te necesitan a la hora que te quieren ver. Internet o el teléfono no son todo para la vida de un provincial. La presencia física es muy importante para mí. Lo experimento cuando llego a una comunidad.

3. ¿Cuáles son los desafíos principales que se le presenta a la Congregación en África?

Fuera de lo que es muy obvio (lo de la economía), tenemos los desafíos: de formación post universitaria, de la crisis ligada a la juventud, del miedo de tomar una gran responsabilidad y la de crear comunidades religiosas fuertes.

4. Aquí nos quejamos de crisis. ¿Cómo está la situación en la zona en la que sirven nuestros hermanos y hermanas?

 Nosotros (hermanas y hermanos) vivimos casi de las ayudas de Europa. Lo que significa que sentimos también la crisis. Aquí, la tierra y sus productos salvan ala gente, pero no es siempre igual cada año. Pasamos épocas malas muchas veces, en nuestro trabajo, debido a la crisis mundial.

5. Camille, siempre se te ve sonriente. ¿Dónde crees que está la fuente de esa alegría?

Soy una persona alegre y me gusta vivir en un ambiente de alegría. Mi fuerza viene también de mi trabajo, del apoyo de los hermanos y de saber que soy amado por Dios.

6. Aquí conocemos diferentes obras como “Tondisa Ebale”, el Colegio P. Damián, el centro de deficientes visuales, el internado de Mama wa Kurula de las hermanas. ¿Te gustaría decir alguna palabra a las personas que colaboran con estas y otras obras de la Congregación en África?

Yo soy completamente consciente de que nuestras obras no funcionarían bien sin la ayuda y generosidad de cada uno de ustedes. Tenemos como misión transformar el corazón del hombre para que pueda vivir con más amor y justicia. Nuestras obras responden bien a nuestro deseo y misión. Lo que hacen y están haciendo no es una ayuda lanzada al desierto. Es un grano bueno en una tierra buena. En el nombre de todos/as los religiosos/as de los Sagrados Corazones que trabajan aquí en África, ¡muchas gracias! No se desanimen porque vuestra colaboración es un gran apoyo para que podamos salir del círculo de la pobreza absoluta. Como una mano lava otra, juntos construiremos este mundo de amor y de justicia. Muchas gracias para todo lo que hacen. ¡Dios os lo pague!

7. Dicen nuestras Constituciones que “somos evangelizados por el pueblo al que servimos”. ¿Has sentido esta experiencia en tu vida religiosa y en el ministerio sacerdotal?

El servicio a los pobres no es solo un lugar de nuestra misión, sino también de nuestra conversión y evangelización. Yo lo experimento en mi vida cada día porque del pueblo aprendemos que podemos vivir felices con lo poco que tenemos; que la vida vale la pena a pesar de los bienes materiales; que la hospitalidad no depende de lo que tenemos sino de lo que somos; que el mundo será diferente si todos sabemos compartir. Esto lo encuentro en la vida del pueblo.

8. ¿Cuál es el personaje de la Congregación que más te inspira en la actualidad?

Si tengo que elegir, para mí es el Buen Padre. Necesito su fuerza, su ánimo y su espiritualidad para llevar al cabo mi misión como religioso de los Sagrados Corazones.

9. ¿Qué podemos hacer desde Europa para echar una manita en África?

Europa ya esta haciendo mucho por nosotros. Yo, como Provincial, lo reconozco y lo vivo cada día. No pediré nada más, sino animar a continuar con lo que están haciendo.

Avatar
Fernando Cordero ss.cc.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies