Entrevista a Tomás Esquerdo ss.cc. José Luis Pérez ss.cc.

Tomás Esquerdo es un religioso de la Congregación nacido en Sant Cugat del Vallés. Es un hombre con gran vitalidad e iniciativa, disponible y tenaz. Su familia le transmitió la fe y el Colegio Padre Damián, que la Congregación tiene en la ciudad condal, le acompañó en la pregunta que determina el proyecto de todo cristiano: «Señor, ¿qué quieres de mí?”. Hace 3 años entró en la Congregación y ahora es religioso de votos temporales. Estudia filosofía, como estudio preparatorio a la teología en la Universidad Pontificia de Comillas y reside en la comunidad del Colegio de Martín de los Heros, de Madrid.

Eres antiguo alumno del Colegio Padre Damián de Barcelona, ¿qué huella ha dejado el Colegio en ti?

El colegio ha sido el lugar donde me he formado como persona. Recuerdo con mucho cariño a los profesores y amigos de clase, siempre que tengo ocasión trato de reencontrarme con ellos. Es indiscutible que nuestros colegios imprimen carácter, y no solamente en el plano académico, sino también en el modo de afrontar las situaciones o en el estilo de vida. La pasión por la formación de personas, en todas sus dimensiones es una de las cosas que más me han marcado. Pero sin duda alguna de lo que más agradecido estoy al colegio, y sobre todo a la gente que lo forma, es que es ahí donde he conocido a la Congregación.

En este año 2020 se cumplen 50 años de la aprobación de nuestra Regla de Vida. ¿Podrías escoger un número para nosotros y comentárnoslo?

3. Solo a causa de Cristo y de su Evangelio tú te decides y escoges. Fuera de Él, tu vida no tiene sentido. “Pues ninguno puede poner otro cimiento fuera del que hay, que es Jesucristo” (1 Cor 3, 11). Y porque te has entregado a Él, te entregas al mundo.

Creo que recoge especialmente bien la centralidad que Jesús debe tener en nuestra vida. De algún modo esa concepción impregna toda la Regla de Vida y la hace tan bella como la conocemos. El cimiento firme nos recuerda a la parábola de la casa edificada sobre roca o arena (Mt 7, 21-29), de igual modo que en la parábola quien no construya su vida sobre la roca se derrumba, su vida no tiene sentido. Como vemos el Evangelio debe ser troncal en nuestra vida, hace unas semanas el Superior General, Alberto Toutin, nos decía en un seminario a los estudiantes que todos los religiosos deberíamos recibir un Evangelio nada más entrar en la Congregación, y que se nos dijera: “Ahí está tu Maestro, pregúntale”. ¿Cuánto aprendemos de Cristo y de su Evangelio?

Por último, nos presenta este giro tan característico de los evangelios, que la entrega y el seguimiento de Jesús te lleven a entregarte a los demás con mayor fuerza. El mundo necesita la luz del Evangelio y el Espíritu nos lanza a comunicarla. ¿A qué esperamos?

El verano pasado pudiste convivir con la comunidad de hermanos de El Escorial, la mayoría de ellos enfermos, ¿qué nos puedes contar de esta experiencia?

Ha sido una experiencia muy buena para mí, he tenido la oportunidad de conocer personalmente a nuestros hermanos mayores. Teníamos en un primer momento la idea de proponer actividades colectivas, la situación de pandemia hizo que tuviera que estar cada hermano en su cuarto, lo cual nos brindó la ocasión de compartir tiempos individuales con cada hermano.

El tiempo en el Escorial me ha ayudado a crecer como religioso de los Sagrados Corazones. Únicamente, gracias al testimonio de hermanos que siguen entregando todo lo que son a Dios a pesar de los años, de la enfermedad, de los achaques de la vida. Diría, después de este tiempo, que todo eso es lo que siguen entregando a Dios y a la Congregación cada día.

Eres el religioso más joven de nuestra Provincia. Como joven, ¿qué te gustaría decirle a otro joven que está discerniendo su vocación en estos momentos?

A un joven que esta haciendo un proceso de discernimiento yo le diría que rece, que escuche atentamente lo que el corazón le dice y que se atreva a responder al amor de Dios con toda su vida. Pero por encima de todo eso, le diría que disfrute del camino, que el tiempo de discernimiento es un tiempo precioso. Que discernir es un acto de amor que todo cristiano debe hacer, podríamos decir que es como dejar el puesto de conductor de nuestra vida a Dios con la confianza de que el nos llevará por el buen camino. Disfruta del viaje.

Sagrados Corazones
Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies