Día del Buen Padre Aurelio Cayón ss.cc.

Este domingo, día 27 de marzo, celebramos en la Congregación de los Sagrados Corazones el día del Buen Padre, José María Coudrin, nuestro fundador, junto con Enriqueta Aymer de la Chevalerie. Esta fecha de 1837 era lunes de Pascua, el día en que el Padre Coudrin fue llamado a celebrar la Pascua con el Señor. Hasta ese día, su deseo y su compromiso fueron vivir para Dios, dar a conocer su nombre y entregarse a él mediante su servicio a la Congregación, a la Iglesia y a los hombres de su tiempo.

Muchos años antes, en los primeros días del otoño de 1792, estando en adoración ante el Santísimo mientras permanecía oculto para no ser descubierto por quienes perseguían a los sacerdotes leales a Roma, tuvo una visión. Él mismo lo contó así: “Vi entonces lo que somos ahora. Me pareció que estábamos varios reunidos; formábamos un grupo grande de misioneros que debía llevar el Evangelio por todas partes. Mientras pensaba, pues, en esta sociedad de misioneros, me vino también la idea de una sociedad de mujeres…” (Hilarión Lucas, Quelques Remarques sur le T.R.P. Coudrin, 62).

El Buen Padre se sintió llamado a anunciar la Buena Noticia del amor de Dios que se manifiesta en la Corazón de Jesús. Una misión que habría de llevar adelante, no en solitario, sino con otros hombres y mujeres con los que compartiría la misma vocación y misión. Se sintió llamado a caminar junto a otros hermanos y hermanas para poner en práctica algo que no consideraba propio, sino “la obra de Dios”.

En este tiempo, en el que toda la Iglesia está llamada a participar en la fase preparatoria del Sínodo de la Sinodalidad, podemos decir que nuestros fundadores y los hermanos y hermanas de su tiempo quisieron caminar juntos siguiendo a Jesús y llevar el Evangelio a quienes no lo conocían. A su manera y en un tiempo, una Iglesia y un mundo muy diferentes de los nuestros, aún sin imaginar siquiera esta palabra, ejercieron la sinodalidad.

Al celebrar este año el aniversario del Buen Padre, inspirados por su testimonio y agradecidos por su herencia, estamos llamados a vivir con mayor hondura la sinodalidad en la Congregación y con toda la Iglesia, que es “Iglesia sinodal: comunión, participación y misión” (Documento preparatorio del Sínodo 2021-2023, nº 1).

¡Feliz día del Buen Padre y Domingo Laetare!

Compártelo
Sagrados Corazones
Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad