Despedida a Emperatriz Arrobo ss.cc. en Ecuador

El 8 de noviembre, las comunidades de la zona Quito, delegadas de las otras zonas de la Provincia, hermanos ss.cc., directiva de las exalumnas, miembros de la Rama Secular y representantes del personal docente de la Unidad educativa SS.CC. Rumipamba, nos reunimos, en la Capilla de la comunidad de San José, para unirnos en oración y agradecer al Buen Dios, por la vida, vocación y misión de Emperita, como Superiora General y sucesora de la Buena Madre, en la Congregación.

La Eucaristía, presidida por nuestro hermano David de la Torre, ss.cc., Viceprovincial de los Hnos. en el Ecuador, fue animada por el coro de las Hermanas ss.cc., dirigido por Dorotea Mora, ss.cc.

En la homilía, nuestro Hno. David, expresó que en este momento experimentamos sentimientos encontrados: la alegría de saber que de nuestra Provincia, Dios escogió la Superiora General para el próximo sexenio, la primera de América Latina; y por otro lado, la tristeza de sentir que Emperita no estará físicamente compartiendo su vida con nosotras.

También, nos dijo, que la autoridad significa acompañar y generar vida, posibilitar crecimiento en libertad, para que se fortalezca el amor; pues nuestra Congregación tiene el privilegio de ser centro de la Iglesia por el Amor, como lo expresaba Santa Teresita.

Al finalizar, mientras todas las hermanas rezábamos la oración a la Virgen de la Paz, Lorgia Carrión, Superiora Provincial, acompañada de David de la Torre, colocaron la imagen de la Virgen de la Paz en su cabeza, como signo de envío y protección maternal en la misión que la Congregación le confía. De inmediato, manifestamos nuestra acción de gracias a Dios con el canto “Gratias Infinitas”.

Acto seguido, en la sala provincial, compartimos un ágape fraterno en el que vivimos momentos de alegría, gozo y esperanza, agradeciéndole a Emperita, su disponibilidad y obediencia a la voluntad de Dios, al renovar su Fiat, como María, al emprender esta nueva misión en beneficio de nuestra querida familia religiosa. Queremos vivir enraizadas en Cristo Jesús, para ser significativas en el mundo de hoy, revitalizando nuestro espíritu misionero.

Espontáneamente, las hermanas le expresamos nuestro apoyo y disponibilidad, comprometiéndonos a orar permanentemente por ella y su Consejo, para que guiadas por el Espíritu de Dios, recreen el Carisma heredado de nuestros fundadores, en actitud de comunión, participación y corresponsabilidad, sigan intuyendo el proceso de búsqueda, y encuentren los medios acertados para la reorganización de la Congregación, acorde a las decisiones del 35º Capítulo General.

Emperita, tus hermanas de la Provincia del Ecuador sintetizamos nuestro cariño y gratitud invitándote a tener presente estos versos de una de las canciones entonada en la Eucaristía de envío y despedida:

“Mirar la vida con los ojos nuevos,

romper barreras sin mirar atrás”.

Avatar
María Antonia García del Valle ss.cc.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies