Damiano Tonegutti ss.cc., lector y acólito

En la eucaristía parroquial del Buen Pastor de las 12 del mediodía, nuestro hermano Damiano Tonegutti ss.cc., ha recibido la institución de acólito y de lector, en una eucaristía concelebrada por la comunidad de religiosos de los Sagrados Corazones de San Fernando (Cádiz).

Siguiendo con el ritmo de las eucaristías de estos domingos de adviento, en esta misa familiar, con muchos niños, se reveló al encenderse la tercera vela del domingo de la alegría, la identidad de la misma, no era vela sino velón. El velón Candelón. Una voz en off, interpretada magistralmente por el joven Manu Seoane, dijo lo siguiente, ante el oído atento de niños y no tan niños:

Hola, soy el velón Candelón, primo hermano de Candela y de Candelilla. Estoy muy contento, porque el tercer domingo de adviento es el de la alegría. Vengo con mi super-brújula a enseñaros cómo podemos llegar a Belén. He navegado por muchos mares. Al final me he dado cuenta de que para que nazca Jesús en mi corazón he de escuchar con atención la Palabra de Dios. Y además he de cambiar algunas cosas que no están bien. Juan el Bautista es para mí un modelo muy importante. Te invito a que busques conmigo a Jesús. ¿Te apuntas?

Tras la lectura del Evangelio, Damiano fue llamado por Fernando Cordero ss.cc., que presidía la celebración en nombre del Superior Provincial. Damiano se acercó al altar y expresó: “Aquí estoy”. Luego, continuó la homilía dialogada con los niños, en la que apareció un personaje, el Capitán Paco –interpretado estelarmente por Paco Bernal- que iba hacia Belén, guiado por las instrucciones del velón Candelón, pero que había anclado su barco en el cercano Puerto de Gallineras. En diálogo con Fernando, el Capitán Paco descubre que Belén está en cualquier sitio donde se acoge a Jesús en el corazón. Acto seguido, el insigne marinero se pregunta que qué hace Damiano vestido de blanco. Se le explica que es que se le va a instituir de acólito y lector. El Capitán cree que es institución de “alcohólico” y lector. Los niños corrigen la interpretación errónea del navegante. El celebrante aclara el sentido de la institución para que todos puedan entender bien el significado del ministerio: “A partir de ahora Damiano tendrá que leer la Palabra de Dios y servir la mesa del altar. Eso externamente. Pero internamente tendrá que acoger la Palabra y que esa Palabra oriente su vida. Y el servicio al altar luego lo tendrá que concretar en las cosas que hace por los demás en el día a día”.

Después de la homilía tuvo lugar el acto propiamente de la institución, con una oración de bendición y la entrega de la patena y de la Sagrada Escritura, ambos ligados al ministerio que estrena Damiano.

En el momento de la acción de gracias, el nuevo lector y acólito dio gracias a Dios por la llamada, a la Congregación y a la Parroquia del Buen Pastor donde puede servir y sentirse querido. Tras el canto y la coreografía de “Si en verdad Dios te ama…”, Damiano repartió, junto a dos catequistas, caramelos a los niños que rodeaban el altar.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies