Crónica del encuentro de hermanos y hermanas en formación inicial

Como todos los años, llegados a finales de febrero, se sucede el ya célebre y antiquísimo encuentro de formandos de hermanos y hermanas, siendo las nominadas y ganadoras a su preparación en este curso Bea, Susi y Rosario. Antes de empezar queremos destacar su esfuerzo, trabajo y esmero en la confección de este encuentro, pues el resultado no puede ser calificado más que de sobresaliente cum laude.

Con un pronóstico de “un frío mortal” fuimos llegando poco a poco el viernes por la noche a la casa de nuestras hermanas de El Escorial. Entre abrazos y besos nos fuimos saludando poco a poco. Ahora bien, si bien es cierto que contamos con la nueva presencia de Laura y Elena (prenovicias), hemos de destacar como una grata y alegre novedad la asistencia de Marie (prenovicia francesa) y Svieta (formadora del prenoviciado en Francia). De igual modo nos acordamos de aquellos que no pudieron venir: Marina y Mª Mar (a causa de la distancia geográfica que nos separa) y Juanma y Paco Piñero (a causa de las obligaciones de la misión).

El tema del encuentro era claro, a saber, el profetismo. Así pues, tras una visita del Gobierno General de las hermanas en su totalidad, comenzamos la mañana con un tiempo de reflexión. La figura del profeta nos sirvió de interpelación para revisar nuestra vida desde la llamada, las situaciones de injusticias, la experiencia de Dios… para, finalmente, y como es costumbre en nuestros encuentros, poder compartir en grupos aquello que cada uno de nosotros estamos viviendo ahora mismo en nuestras vidas.

Tras la comida y una breve siesta iniciamos “une tournée” de cuatro talleres. Habacuc, Oseas, Amós e Isaias fueron los elegidos para guiarnos por esta dinámica tarde. Si cabe destacar algo de estos talleres es la confrontación tan fuerte que al profeta le suponen las situaciones de injusticia y sufrimientos que se le presentan ante sus ojos. De este modo, la conversión y la entrega al proyecto de Dios no se hacen más que instantáneas. Por eso, al final de la tarde nos pusimos ante el Señor para ofrecerle todo el trabajo del día así como nuestra vida.

La mañana del domingo comenzó con la eucaristía celebrada junto al resto de hermanas de la casa. En ella cabe subrayar la preciosísima, maravillosísima y espectacularísima voz que tiene Marie. Fue ella quien entonó el Kyrie. Como dicen por aquí en los madriles: “¡Es brutal!”. Animados por la eucaristía nos pusimos a reflexionar sobre las dificultades del profeta en el día de hoy, reflexión que fue estructurada y completada por una pequeña charla que nos ofreció Mercedes Bayo. Finalmente, destacamos los rasgos proféticos que cada uno de nosotros ya tenemos en nuestra vida. En este punto se pusieron unos vídeos que nos habían pedido que hiciéramos antes y que enviáramos por correo a las organizadoras. Esto ciertamente fue un espectacular show que superó con creces a la “metralleta del amor”.

Damos de nuevo las gracias a Bea, Susi y Rosario por el esfuerzo, el esmero y el cariño que han puesto en que todo esto saliera bien. El detalle tan exacerbado con el que han cuidado cada uno de los momentos del encuentro refleja claramente el amor con el que lo han preparado, y eso también es un preclaro signo profético. Al final de los días no se nos juzgará por la cantidad de cosas que hayamos hecho, sino por el mucho o poco amor que hayamos puesto en todo aquello que hayamos emprendido. Así que, si depende de esto, vosotras ya estáis salvadas.

Muchas gracias y… hasta la próxima.

Avatar
Fernando Bueno Teomiro ss.cc.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies