Crónica de la profesión temporal de Susana, Jorge, Pablo y Beatriz

Cuando estamos ya iniciando el curso, nos llega esta hermosa crónica de Ángela Ordóñez que nos evoca un acontecimiento alegre y testimonial del final del verano, con la profesión temporal de Beatriz, Susana, Pablo y Jorge, el pasado 25 de agosto, en la Parroquia de San Marcos de Sevilla.

«Dos buenas samaritanas y dos buenos samaritanos más»

 

El pueblo canta con fuerza poniéndole música a las palabras de Dios: “Vosotros seréis mi Pueblo, por siempre seré vuestro Dios, os daré un corazón nuevo, os infundiré mi Espíritu de Amor…” y, mientras contemplamos los pasos temblorosos hacia el altar de los cuatro novicios que iban a profesar, sabíamos que, hoy se iban a cumplir esas promesas que cantábamos. Hoy quedaba sellada la Alianza. Ellos le entregan el corazón y Él promete cuidarlo y hacerlo crecer durante el resto de sus vidas.

Para contar cómo fue la celebración yo me preguntaba qué me gustaría saber de no haber estado allí. Porque en ocasiones las imágenes no logran encerrar la emoción de un instante, porque una foto de una mujer, de un hombre arrodillado no consigue que escuchemos con fuerza ese “a cuyo servicio quiero vivir y morir” que deja un nudo en la garganta, porque por muchos detalles que narre, nada es comparable al estremecimiento del abrazo de acogida a cuatro hermanos con los que el Señor nos ha regalado tanto…

Yo les miraba fijamente, desde el lateral del coro, y pensaba ¿en qué momento de la celebración desaparecerán los nervios que han vivido las últimas semanas? Creo que fue en el momento de la llamada, pasados los primeros minutos, después de contemplar los rostros de amigos y familiares, después de escuchar la Palabra de Dios que mueve y conmueve, fue justo después, cuando escucharon sus nombres… tocaba ponerse en pie y decirle al mundo y al Creador: “Aquí estoy.” Y he venido para quedarme, contigo, en esta familia religiosa. Siento que fue entonces cuando les llegó la paz del que sabe que ya está donde Dios quiere que esté.

En la homilía, Enrique Losada nos recordaba que “la capacidad de amar, de tener y de decidir, se estaban poniendo hoy en juego.” Las tres únicas cosas que todo el mundo, que toda persona sabe hacer en esta vida, las quiere Dios para Él. Es aquello que nos da la identidad: qué tenemos, qué queremos y a quién queremos. Como el Buen Samaritano del Evangelio que escuchamos, amó al que estaba tirado en el camino, compartió con él lo que tenía (vendas, dinero y tiempo), y eligió quedarse con él en lugar de seguir adelante; así nuestros cuatro hermanos nos decían, con sus votos, cómo deseaban vivir, como buenos samaritanos.

Con el tiempo y la vida vamos descubriendo que todo lo que tenemos lo hemos recibido de Dios, por eso cada vez resulta más difícil responder a la pregunta: ¿qué podemos darte a Ti, Señor, si todo lo que tenemos nos lo has dado Tú? Así al final, se dirigían a Dios en su acción de gracias diciendo: “Sólo deseamos, con fuerza, poder entregarte todo lo recibido.” Y ese fue el sabor que dejaron sus palabras al terminar la celebración: el sabor del agradecimiento, por una vida que tiene sentido, por poder encontrar al Señor entre los sencillos y humildes, por saberse arropados y queridos por todos los que les habían acompañado a lo largo de sus vidas.

Es una larga travesía la que ahora tienen por delante y, como toda travesía, tendrá vendavales y mar en calma, atardeceres y amaneceres, no será fácil pero sí será preciosa, porque nunca estaréis solos. Tendréis hermanos y hermanas con vosotros, en el mismo barco, que os ayudarán a izar las velas, porque todos tenemos un mismo horizonte al que queremos llegar, amar cada vez más y mejor al Buen Dios.

Gracias a los cuatro por empezar esta andadura con ilusión y gracias por recordarnos a todos lo que también nosotros hemos prometido vivir: “Todo por Dios, todo en Dios, todo a Dios, sólo por Él.”

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies