Crónica de la profesión perpetua de Pablo Márquez ss.cc.

“Nunca podrán las palabras expresar el Amor de Cristo”. Así rezaba el comienzo de la acción de gracias que escuchábamos al final de la profesión perpetua de Pablo el sábado pasado en Sevilla. Sin duda alguna la nota que predominó fue el agradecimiento por la vida de Pablo, por su llamada y por su entrega generosa. Y de igual modo, agradecimiento a Pablo por todo el bien que ha ido haciendo en su paso por las distintas obras en las que ha vivido (Málaga, San Marcos, San Víctor y Colegio San José), pero ante todo una acción de gracias a Dios por todo lo que ha hecho, por todo lo que hace y por todo lo que hará en Pablo, el cual es ya hijo suyo, en los Sagrados Corazones, para siempre.

La procesión dio comienzo. Al mismo tiempo que las miradas de la multitudinaria asamblea, fijadas en Pablo, rezaban por nuestro hermano, se entonaba el canto del Espíritu Santo, vivificador y transformador de nuestras vidas, vínculo permanente del Amor de Dios en nosotros y memoria perenne del excesivo amor de Dios por cada uno de sus hijos.

Las lecturas que fueron proclamadas por Gema, Santi y Rocío, Inma y Paco nos introducen en el corazón mismo de Dios: un corazón que marcha y que permanece junto a nosotros, un corazón que se nos ofrece como la roca sólida sobre la cual apoyarnos para caminar en el día a día, y un corazón que tiene preferencia por todo aquello que se muestra vulnerable y frágil. Así es nuestro Dios, un Dios que tiene la mayor expresión de amor en el exacerbado dolor de la cruz: amor y dolor van unidos, pasión y sufrimiento son inseparables. La lanzada que traspasa el corazón de Cristo llega hasta el corazón mismo de Dios, permaneciendo herido por nosotros por toda la eternidad, y estando siempre solícito a la llamada de sus hijos.

En la llamada, Juanma, como formador de Pablo en estos dos últimos años, avaló el discernimiento llevado a cabo, la autenticidad de su respuesta así como la libertad de la entrega que hace al Señor. Tras esto, el provincial, entre las muchas cosas que mencionó, destacó un elemento que Pablo había señalado en su proceso de preparación: la elección del texto de la lanzada. Con ella vino de la mano la invitación a mirar de frente a Jesús junto a los hermanos con los que quería consagrar su vida para siempre.

El rito de la profesión se desarrolló entre el silencio de la oración y la emotividad sonora de los que contemplan la presencia de Dios. Tras el interrogatorio y la oración litánica que entonó Jose, Pablo hizo su profesión del voto de castidad, pobreza y obediencia, consagrando y entregando su vida para siempre a los Sagrados Corazones, en cuyo servicio quiere vivir y morir. Una vez ratificado sobre Evangelio, aceptado por el provincial y firmado las actas, la Congregación lo acogió con un abrazo.

Finalizado el rito de la profesión, la liturgia eucarística se desarrolló con normalidad, con fervor y devoción, memorial de la entrega de Cristo a favor del mundo y acción de gracias por la entrega generosa de Pablo en pro del Reino. Durante la comunión, escuchamos una de las canciones favoritas de Pablo: “Te seguiré”, que quizás muestre el sentimiento de abandono y total confianza con el que nuestro hermano se consagró a Dios. Finalmente, en la acción de gracias Pablo se dirigió cara a cara al Cristo de su “cole”, como hace de costumbre. Fue nombrando a la Congregación, a los hermanos de formación inicial, a su familia, a las distintas obras por las que ha pasado, a la gente que Dios le ha puesto en el camino….y muy especialmente al colegio del cual salió y a donde ha vuelto, pero ante todo daba gracias a Dios por haberlo llamado, por haberlo elegido y por tenerlo a su lado en el día a día sustentándolo.

Querido Pablo, gracias por tu entrega tan generosa, gracias por tu amor a la Congregación, gracias por irradiar al mundo la grandeza de vivir desde Cristo, pero ante todo, gracias por querer tanto a Dios. Los que te hemos acompañado en este tiempo sabemos cuánto le quieres y cuánto eres capaz de hacer por Él. Ya solo por eso merece la pena ser hermano tuyo. Cuenta con nuestra oración en esta nueva etapa que comienzas.

 

– La web del Centro de Comunicaciones SS.CC. de Roma ha publicado una reseña en inglés, español y francés. La reseña en español en este enlace:

http://www.ssccpicpus.com/news.aspx?ln=es&id=5796

Avatar
Fernando Bueno


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies