Crónica de la Asamblea de Provincia

Nicolás Viel ss.cc. nos ofrece su crónica de la Asamblea de la Provincia Ibérica, desarrollada del 28 al 30 de agosto en El Escorial (Madrid).

«Haced todo lo que Él os diga» (Jn 2,5)

La asamblea comenzó con una sencilla oración que recogía las distintas profesiones de fe en Jesús que encontramos a lo largo del nuevo testamento. En el evangelio de Juan (Jn 2, 1-11) María, preocupada por la fraternidad y alegría de la comunidad, nos invita a volver la mirada a Jesús y a reparar nuestra confianza en él. Iniciar la asamblea con estas profesiones nos ayudó a reconocer que el Señor es el fundamento de nuestra vida, trabajo y encuentro.

La primera tarde de la asamblea estuvo dedicada a presentar algunas directrices respecto del próximo capítulo provincial que celebrará la Provincia en marzo del próximo año. Luego de ver algunos aspectos formales del proceso de preparación y del capítulo mismo se realizó un trabajo en grupos para dilucidar entre todos un conjunto de temas que representaran las principales preocupaciones de la provincia de cara al próximo capítulo provincial. En líneas generales había bastante sintonía entre los diferentes grupos a la hora de plantear los temas prioritarios los cuales estuvieron centrados en la PJV y en el plan de reestructuración de la provincia.

El jueves fue bastante interesante y estuvo dedicado a reflexionar la pastoral vocacional. Durante la mañana tuvimos la presentación de Ignacio Dinnbier sj. quien invitó a la provincia a vivir en un “dinamismo vocacional” que se genera con las pequeñas acciones y aportes de todos los hermanos. La conformación de una «cultura vocacional» es muy exigente en medio de la sociedad actual cuyos códigos culturales ofrecen imaginarios que están únicamente orientados a la realización del yo.

Los jóvenes actualmente tienen profundos anhelos de plenitud y sentido. Por ahí podemos entrar y buscar aquellos puntos de encuentro que nos permitan conectar su código y el nuestro. Tenemos que aprender a crear con ellos vínculos cercanos, respetando el proceso de la persona e interesándonos en sus vidas.

La «cultura vocacional» solo es posible con un «sujeto vocacional», es decir, una persona capaz de interiorización, elección, gratuidad y encuentro. La PJV debe abordar dos aspectos fundamentales de la persona: el «hacia dónde» (horizonte) y el “desde dónde” (fundamentos). Por último nos recordó que la vocación no está fundamentada en «lo que yo deseo» sino en la experiencia del “yo soy deseado”.

La reflexión de la tarde fue interesante y se volcó más a la realidad provincial, su estado interno y estructuras. Fue una buena instancia para mirar aquellos elementos de nuestra vida que opacan el deseo de los jóvenes en vez de despertarlo y para buscar el modelo pastoral más idóneo que permita sintonizar evangelio y cultura.

El jueves terminó con la presentación por parte de Enrique a todos los hermanos de la provincia de las «Directrices Generales de la Congregación (hermanos) sobre abuso sexual de menores y personas vulnerables». Estas directrices constituyen un compromiso público por parte de la Congregación en la prevención de cualquier tipo de abuso. Se presentó también el modo de reacción y reparación de la provincia ibérica en caso de que esos abusos se produzcan.

La asamblea ha finalizado el viernes con la información por parte del provincial de las últimas obediencias, la situación particular de algunos hermanos y el calendario provincial. El último día tuvo como trasfondo la memoria de nuestro hermano Eustaquio van Lieshout, quien fue reflejo del rostro misericordioso de Dios. Su vida que «llegó donde el dolor y la muerte segaban las esperanzas» nos anima a mitigar cualquier sufrimiento y dolor. Ella es un modelo concreto, desde la espiritualidad de la congregación, de ese «pastor con olor a oveja» que el pueblo de Dios hoy reclama.

En la eucaristía final el provincial y su consejo enviaron a la provincia a su misión. Es cierto que la comunidad existe para la misión, por tanto hacia fuera. Pero es al interior donde la comunidad se configura con el Señor y expresa su agradecimiento por haber sido encontrados y convocados para estar con Él. Gracias a todos los hermanos por estos tres días de encuentro, oración, reflexión y trabajo.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies