Con alegría desbordante

Comentarios a las lecturas del tercer domingo de Adviento, Domingo de gozo, de Miguel Díaz Sada ss.cc.

Estás viendo, Señor, cómo tu pueblo se prepara con alegría a la fiesta del Nacimiento de tu Hijo.

¿Qué está viendo el Señor? A simple vista lo que todos vemos: abarrotados los grandes templos del consumo, regalos, fiestas, plazas y calles deslumbradoras… Se han equivocado de camino y de navidad, -pensará – ahí no está la fuente de la felicidad.

Dios quiere que seamos felices, que sintamos el gozo de vivir: “Estad siempre alegres, orad constantemente, dad gracias …”.

Se ha dicho de los cristianos que no tenemos cara de “redimidos”. Nos identifican más con la renuncia, el sacrificio y la cruz que con la alegría y la felicidad. ¿Es que los cristianos debemos preocuparnos de ser felices? No es que debamos preocuparnos; el corazón mismo del evangelio es anuncio de felicidad. “Dichosos, felices, bienaventurados …”. Si no descubrimos el gozo y la alegría que brotan de la fe y del seguimiento de Jesús, no habremos descubierto el corazón del evangelio.

La liturgia describe la Navidad como fiesta de gozo y salvación. Preparamos el nacimiento de quien será buena noticia para el que sufre, libertad y amnistía para esclavos y encarcelados; para todos proclamación del Año de Gracia del Señor; inaugurará unos tiempos nuevos en que las naciones, ¡finalmente! ya “no se adiestrarán para la guerra sino que transformarán sus espadas en podaderas”.

Ante tan maravilloso anuncio, dice el profeta, canta María y proclama el creyente: “desbordo de gozo con el Señor, proclama mi alma la grandeza del Señor”.

Que la preparación de la Navidad nos ayude a conocer a Dios como amigo de la vida y fuente de felicidad: una felicidad abierta y compartida con quienes más la necesitan, cercanos y lejanos; una felicidad que tiene mucho de perdón y de reconciliación, de servicio y ayuda, de ternura y de compromiso. No caigamos en la tentación de reducir la navidad cristiana al ámbito personal y familiar.

Que la ya cercana Navidad “fiesta de gozo y salvación”, sea “buena noticia” para todos, pues a todos ama el Señor, y que nosotros seamos sus ángeles mensajeros.

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies