Evangelio Joven, Jóvenes SS.CC., PJV

Comentario al Evangelio del 2 de julio de 2023, XIII Domingo del Tiempo Ordinario ciclo A

Autor: Alberto Toutin ss.cc.

De Andrawaag - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=113735147

Amar, tomar, recibir y dar

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.»

Mateo 10,37-42
De Andrawaag - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=113735147
De Andrawaag – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=113735147

Amar. Jesús pide a sus seguidores a que nada ni nadie antepongan a su amor, y al amor por su Evangelio: padres, madres, hijos.

Tomar. Pides a cada uno tomar su cruz. No por masoquismo, ni por creer que el dolor y el sufrimiento tengan una virtud o un valor mayor que el gozar o el alegrarse. Es porque no hay amor verdadero sin hacer propios los sufrimientos de los que amamos. Eso es la cruz de cada día ¡Quién no quisiera así aliviar en algo así el sufrimiento de las personas que amamos o incluso de las personas malqueridas!

Recibir. Acoger a un discípulo de Jesús, a un profeta o a un justo…Nos pides entonces que estemos atentos entre las personas que encontramos en cada día a tus discípulos, a los justos y a los profetas. Abraham sin saberlo recibió en su casa a los mensajeros de Dios. Esta misma frase inspiró al artista canadiense Timothy Schmalz a hacer la escultura que se encuentra en la plaza de San Pedro en el Vaticano, como llamado a acoger a los migrantes que están en nuestras calles y que siguen llegando a nuestras tierras.

Dar. No pide otra cosa que dar un vaso de agua a “uno de estos pequeños” que están en la foto. No tiene otra cosa en su equipaje esencial que una pequeña esperanza, el deseo de un trabajo que le permita sustentar a su familia, el anhelo de poder vivir en paz, sin la amenaza de la guerra o de la sequía.

Amar, tomar, recibir y dar, verbos simples en los que se conjuga el amar a Jesús por encima de todo. Te invito a dejarte sorprender por la extraña cercanía de Jesús que te dice: “Déjate amar por mí y ámame en los pobres, en quienes también estoy yo pidiendo tu amor.” Y pregúntate: ¿Por qué no doy todo en cada encuentro?

Entradas relacionadas