Clausura de los Capítulos Generales de los SS.CC.

El día 26 de septiembre ha tenido lugar, en Roma, la clausura de los Capítulos Generales de Hermanos y Hermanas de los Sagrados Corazones.

En su discurso de clausura, por la mañana, el superior general, Javier Álvarez-Ossorio ss.cc. ha dirigido estas palabras a los hermanos: “Hemos lanzado a la Congregación un mensaje sobre la misión, un mensaje fundado en la fe en Jesús y proyectado hacia los campos de: nuestra vida en comunidad, la evangelización en los márgenes, el ejercicio del ministerio presbiteral, la vivencia de nuestra vocación hasta el final de la vida, y el ministerio de la adoración reparadora. Tres “iconos” (o figuras) iluminan esta invitación a renovarnos en la misión: san Damián (con su pasión por los más abandonados), los mártires de los Sagrados Corazones (con su testimonio valiente de fe), el beato Eustaquio (con su servicio de paz, salud y reconciliación)”. (Más abajo podéis leer íntegro el discurso en formato PDF).

Por la tarde, ha tenido lugar la eucaristía de clausura, presidida por el Superior General. Lo más destacado de la misma lo podéis ver en el vídeo de más abajo. Aquí os ofrecemos algunas notas de la homilía.

Al hilo de las lecturas del día (Prov 30,5-9 y Lc 9,1-6), muy apropiadas para una eucaristía de envío como la que estamos celebrando, Javier evoca una de las peticiones del Padre Nuestro: “danos hoy el pan de cada día”. En la primera lectura se nos dice: “No me des pobreza ni riqueza, sino el pan que necesito cada día”. Nos venimos abajo si tenemos más o menos de lo que necesitamos. “Danos hoy el pan de cada día”, lo que necesitemos para el camino.

En el Evangelio se nos dice: “No llevéis nada para el camino”, “comed aquello que os den”. La vida religiosa trata de ser un eco de estos primeros evangelizadores itinerantes. Iban pobremente anunciando el Evangelio y curando a los enfermos. Necesitan ser libres. La libertad les viene de que Dios les da el pan de cada día, de una confianza en la Providencia al estilo de nuestros Fundadores.

Nosotros no somos como los evangelizadores itinerantes. La frescura de nuestra vida o el sabor de nuestra vida depende de que nos parezcamos a lo que Jesús pide a sus discípulos itinerantes, sin querer más de lo que necesitamos para servir a los más necesitados. No tener nuestro interés más que en aquello que nos mueva para anunciar el Evangelio

La libertad dará sabor a la vida de otros. “Señor, haznos libres, libéranos de las ataduras del acumular -bienes, miedos…-. Haznos libres para poner en práctica nuestros Capítulos”.

El Superior General nos evoca las tres imágenes del documento de Misión de los Hermanos: Damián, anunciando el Evangelio a los más abandonados; Eustaquio, sanando el cuerpo y el corazón, dando la paz profunda; estando anclados en la fe en el Señor, como los mártires, que estaban enganchados a su Corazón.

Hace referencia a una de las entrevistas aparecidas en los blogs de los Capítulos, en la que un hermano decía lo que más le llamaba la atención de la experiencia capitular: “lo que más me gusta es cuando estamos todos juntos mirando a Jesús”. Esto lo hacemos palpable en la eucaristía y en la adoración. Los dos momentos más importantes de los Capítulos han sido la eucaristía y la adoración diarias. Es la auténtica verdad. Cuando miramos al pan nuestro de cada día, la eucaristía, es cuando podemos anunciar el evangelio y curar.

Nuestra vida religiosa en la Congregación es una institución que permite hacer alguna de las cosas que Jesús propone, sin estar instalados, siendo llevados a otros lugares. Eso es una bendición. Ir lejos a anunciar el Evangelio ensancha el corazón.

Hemos hablado de cuerpo internacional, grande. Se necesita mucha bondad de corazón para interesarse por el otro.

Javier nos propone otra petición: el Señor nos ayude a salir en camino física –a los que les toque- y espiritualmente.

“Danos hoy nuestro pan de cada día y lo que necesitemos para servir al Evangelio y no más”.

Al rezar el Padre Nuestro, digamos: “Padre Nuestro”. Eres “nuestro”. Gracias a ti, todos somos hermanos y hermanas.

Más información en:

http://gcsscc2012esp.wordpress.com/

DISCURSO_CLAUSURA_-_38º_Capitulo_General.pdf

Avatar
Redacción


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies