Carta de los Superiores Generales sobre «Fratelli Tutti», tercera Encíclica de Francisco Sagrados Corazones

Carta de los Superiores Generales

Roma, 4 de octubre de 2020

Queridas hermanas y queridos hermanos:

En el día que recordamos a Francisco de Asís, el Hermano de todos y fuente de inspiración para la vida cristiana, el Papa ha entregado al mundo su tercera Encíclica, Fratelli tutti, en medio de un mundo en pandemia, aquejado además por múltiples situaciones críticas en lo económico, social, ecológico, político…, que ha evidenciado “la incapacidad de actuar conjuntamente” (7). En este contexto el Papa se dirige a la humanidad entera y llama a todos, mujeres y hombres, de los distintos continentes y países, culturas y religiones, a asumir “un deseo mundial de hermandad” (8) y de traducirlo en estilos de vida y formas de convivencia social.

En esta carta Encíclica, hace una invitación a soñar juntos, “como hijos de esta misma tierra que nos cobija a todos, cada uno con la riqueza de su fe o de sus convicciones, cada uno con su propia voz, todos hermanos” (8). Y afirma que hoy día tenemos “la gran oportunidad de manifestar nuestra esencia fraterna” (77). La urgencia de construir la fraternidad salta a la vista. El Papa Francisco ha denunciado, en reiteradas oportunidades, los síntomas de una “economía enferma” que ha devastado los recursos naturales y mantiene en la miseria y el sufrimiento a tantas personas y familias.

La parábola del Buen Samaritano al horizonte, le permite pensar en acciones concretas para reconstruir la fraternidad y la amistad social, “a partir de hombres y mujeres que hacen suya la fragilidad de los demás, que no dejan que se erija una sociedad de exclusión, sino que se hacen prójimos y levantan y rehabilitan al caído, para que el bien sea común” (67).

Hermanas y hermanos,

Con estas pinceladas del texto, queremos, simplemente, unirnos al Papa Francisco y participar en la difusión de una carta que no sólo es un fuerte llamado a hacernos “cargo de la realidad que nos corresponde sin miedo al dolor o a la impotencia” (78). Reconocemos, también en ella, los anhelos profundos de muchas y muchos de nosotros por colaborar más activamente en la construcción de una sociedad más humana. Nuestros desafíos capitulares así lo muestran.

El documento es un hermoso texto que deberemos leer y trabajar en nuestras comunidades, centros apostólicos, parroquias, colegios, con católicos y no católicos, creyentes y no creyentes, para avanzar juntos en nuestro compromiso con la justicia, la misericordia, la paz, la verdad, …

El Papa Francisco termina haciendo memoria de otro santo, Carlos de Foucauld, que también soñó con ser un hermano universal, “pero sólo identificándose con los últimos, llegó a ser hermano de todos”. Que seamos cada día más hermanas y más hermanos de los demás.

Les abrazan con cariño, sus hermanos en los Sagrados Corazones,

Patricia Villarroel ss.cc., Superiora General
Alberto Toutin ss.cc., Superior General

Sagrados Corazones
Sagrados Corazones
noticias@sscc.es


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies