Acción de gracias en San Fernando

Crónica de la eucaristía de acción de gracias por los dos años de ministerio pastoral de Damiano Tonegutti ss.cc. en San Fernando.

 

«Gracias por habernos encontrado y caminado juntos»

Cuando en julio en la Parroquia del Buen Pastor de San Fernando se comunicó el traslado de Damiano a Jerez, fijamos una fecha para celebrar una eucaristía de acción de gracias por sus dos años de presencia en esta comunidad. La tarde del 7 de septiembre fue la fecha fijada. Después, la grave situación en Siria hizo que el papa Francisco convocara una tarde de oración y ayuno para pedir por la paz. Nuestra misa tuvo estas dos intenciones: Damiano y la paz en Oriente Medio, para ello colocamos delante del altar nuestra querida imagen de la Virgen de la Paz de Picpus.

A las 20.30 h. dio comienzo la eucaristía presidida por Damiano y concelebrada por Félix y Fernando. Un coro de jóvenes al que se le unía una asamblea de personas de todas las edades que hicieron nuevamente pequeña la iglesia, comenzaba el canto de entrada. Luego, la monitora, Mari Carmen Sánchez, nos indica el sentido de lo que nos convoca: “Hoy esta Parroquia, que es Cuerpo de Cristo, da gracias al Señor por nuestro hermano Damiano, religioso y sacerdote, que nos ha aportado sobre todo alegría, fe, compromiso, oración y entrega… Con María nos unimos en la oración por la paz en este mundo nuestro. Con el papa Francisco, juntemos nuestro grito silencioso al de tantos afligidos para invocar a Dios que cambie los corazones endurecidos por el odio y la pasión.

Damiano dirige sus primeras palabras a la comunidad: “¡Qué gran gentío! Me alegro un montón por vuestra presencia. Es emocionante celebrar con vosotros esta misa. Como decimos siempre los catequistas cuando hablamos de la Eucaristía recordamos que significa ‘dar gracias’. Damos gracias a Dios por lo mejor que tenemos: Jesús. Damos gracias a Él que hace posible que nos hayamos encontrado y caminado juntos. Damos gracias por el pasado y el futuro que nos prepara”.

Las lecturas de la Palabra de Dios las realizan Mari Carmen Baena y Manu Seoane, de “Apoyo Escolar” y “Juego de Niños”. El Evangelio lo proclama el padre Félix: “Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre… no puede ser discípulo mío”. A continuación viene una hermosa y sentida homilía de Damiano, en la que expresa cómo se ha sentido en San Fernando: “Para mí estos dos años han sido muy intensos. Ha sido la ‘primera vez’ de muchas cosas… ¡No de todas! Primera vez de diácono, de cura, de profesor, de coordinador de grupos numerosos, de ecónomo, de procesiones… Como todas las cosas que uno empieza las hace con expectación y cierto nerviosismo, preocupación. Luego he ido aprendiendo, acostumbrándome y disfrutando… Más allá de las tareas que tocaba hacer, en el fondo, ha habido siempre una gran paz que es la confianza absoluta en el Dios de la Vida. Podía cabrearme, podía sentirme satisfecho, lo que sea, pero siempre ha habido mucha paz y alegría. Esto da sentido a todo. Un agradecimiento profundo por ser quien soy y realizar con otro el camino hacia Dios”.

También ha tenido palabras para los jóvenes, con los que ha disfrutado y tratado de ser testigo de la fe. Ha subrayado el haber estado en un barrio con muchas familias que le han mostrado su vulnerabilidad, su necesidad: “Me han movilizado, me han sacado de mí mismo y veo que hace sacar de sí misma a toda la parroquia. Esto es lo que nos mantiene vivos, humanos. ¿Cómo aliviar los sufrimientos del otro?”.

Por último ha expresado que el Evangelio de esta liturgia ha comentado que se trata de unas palabras perfectas para una despedida. Un gran gentío sigue a Jesús. De improviso, nadie se lo espera, se da la vuelta y avisa. Es la sorpresa: “… el que no cargue con su cruz no puede ser discípulo mío”. Es difícil renunciar para seguir a Jesús. Entonces, Damiano ha explicado el sentido de la obediencia: “Materialmente, como religioso, estoy vinculado al voto de obediencia. Un día el Superior Provincial me invita a ir a Jerez por la comunidad necesita una ayudita. La Iglesia está vinculada a Jesús: compartimos este regalo, el de la obediencia. Sí, es verdad que suena un poco raro hoy. Pero obediencia es reconocer que no somos dueños absolutos de nuestra vida. Hay algo en lo que podemos descansar, pero algo también que nos hace mover y salir de nosotros mismos. Solo así descubro que la vida es un regalo. Al irme ya veo que lo que tenía aquí no lo tenía de verdad: se me daba, se me confiaba. Era un regalo… No hay mejor imagen que el camino, que va adelante, con unos compañeros luego con otros, pero fijos los ojos en Jesús, que nos lleva a la oportunidad de vivir la vida con agradecimiento”.

Varias fueron las peticiones que realizamos pidiendo la paz, los millones de refugiados, los responsables de la política… También por Alberto Para ss.cc. que se incorpora a esta comunidad. A continuación se presentaron las ofrendas. La hermana Carmen García ss.cc. presentó una foto de los padres de Damiano el día de su ordenación: “Ellos han sido generosos en la donación de su único hijo a Dios. Esta familia sabe, como nos pide el Evangelio, lo que es dejarlo todo por el seguimiento de Jesús”. También se acercaron al altar una camiseta del campamento de este verano de Juego de Niños, una cruz y el pan y el vino.

Después de la comunión hubo un espacio para la acción de gracias, en la que diferentes personas de edades diferentes expresaron su gratitud a Dios por la vida de Damiano. Una de ellas, Elena Pavón, directora general de la Compañía de María, dio gracias por la paciencia y la entrega de nuestro hermano con los alumnos de primero de bachillerato. Otro dijo en tono de broma cariñosa: “ya lo único que nos queda por celebrar contigo es la ordenación de obispo”.

La Parroquia quería tener un detalle con Damiano. Y Damiano no quería regalos. Así que se pensó una manera de ser austeros y, al mismo tiempo, regalarle un recuerdo. Nos lo cuenta nuestra monitora:

“Querido Damiano:

Sabemos de tu afición por el cine y por la fotografía. Ya en tus tiempos de Chicago aprendiste a mirar la realidad de una manera especial a través del objetivo.

Con este regalo, hemos querido ser todos nosotros, miembros de esta parroquia del Buen Pastor, los que nos hemos sentido mirados por ti y por tu generosidad. Por eso, con toda sencillez y austeridad, como querías tú, te entregamos este recuerdo que contiene muchos rostros a los que has servido y amado”.

El regalo es un precioso álbum de fotos cargado de imágenes de este breve pero fecundo tiempo de ministerio pastoral en San Fernando. Damiano se alegra visiblemente (como se puede apreciar en la foto) al abrir el álbum.

Es tarde de ayuno, que decidimos hacer en otro momento. Un sencillo ágape nos espera en el patio de San Damián. Paz, alegría, acción de gracias, sentirnos Iglesia que camina obedientemente al Señor nos llena el corazón y nos da esperanza en el seguimiento de Jesús.

¡Gracias, Damiano!

(Más abajo podéis acceder al vídeo con la homilía y más fotos).

Avatar
Fernando Cordero Morales ss.cc.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies