Oración a la Virgen embarazada

Virgen embarazada,
Señora de los nueve meses,
Madre de la tierna espera,
necesitamos recibir al Hijo
de tus entrañas,
necesitamos que tú lo des a luz,
para que pueda caminar entre nosotros.

Tenemos necesidad, Madre buena,
de su palabra que nos libera,
de su amor que nos salva
y de su fuerza para asumir nuestra tristeza.

Al contemplar la hermosura de tu silueta
se despierta en nosotros la esperanza.
Y como Juan en el vientre de Isabel,
también nosotros saltamos de alegría.

Ayúdanos a preparar con entusiasmo su visita.
Que se despejen los caminos.
Que se enderecen los senderos.
Que el arrepentimiento de nuestras faltas
nos haga recibir gozosamente al Redentor.

Que quienes vivimos en tinieblas
podamos conocer el resplandor de su luz.
Que quienes somos derrotados por el egoísmo
Podamos sentir la victoria de su amor.

Madre de nuestra esperanza,
Virgen del silencio y del consuelo,
¡Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús!
Amén.