Oración con la Buena Madre

Padre, queremos alabarte
por la gran mujer que fue Enriqueta,
por sus cualidades humanas,
la riqueza de su alma
y su gran corazón capaz de amar a todos.

Te alabamos por su fidelidad a la llamada,
por su entrega generosa,
por su renuncia heroica,
por su fortaleza ante la cruz,
su amor sin límites a la Eucaristía
y sus largas horas de adoración
ante el sagrario.

Queremos darte gracias por el mensaje de amor
que nos regalaste en la vida de la Madre Enriqueta
por su entusiasmo de llevar la Buena Nueva
de tu Evangelio a todas partes.

Para mostrar la fuerza de tu amor,
en una sociedad herida por el pecado
y oprimida por la injusticia y la violencia,
Padre suscita entre nosotros mujeres y hombres
como Enriqueta Aymer,
comprometidos radicalmente con tu Evangelio
para que podamos ser signo de tu Amor redentor
en nuestro mundo.

Recrea en nosotros su espíritu de unidad
para que como un solo cuerpo, un solo espíritu,
una sola esperanza en nuestra vocación,
seamos "uno" por los lazos de la gracia y la verdad,
de la fe y del Amor.
Amén.