Noticias

Profesión de Henri y Quintin en Picpus



20 de Octubre de 2018
Redacción
(0) Comentarios

Joaquín Garre ss.cc. de la comunidad del noviciado, en El Encinar (Salamanca), nos cuenta en este artículo la profesión temporal de nuestros hermanos Henri y Quintin.


¿Por qué decidimos ir? Henri y Quintin hicieron su noviciado aquí y conquistaron corazones del Encinar. Pero sólo eso, no sería razón suficiente; era la primera profesión en Picpus después de muchísimos años, demasiados. A parte, con el apoyo que la Provincia Ibérica está prestando con el noviciado, los lazos también se han ido estrechando. Alphonse Fraboulet viene y pasa unos días con nosotros cada dos meses, para poder seguir al novicio Chadwick. Cuando está aquí es un hermano más que con su simpatía se ha ganado también a la gente de aquí. Otra razón para ir: Enrique, el maestro de novicios, debía estar presente. De hecho, durante la celebración, los hermanos franceses hicieron mención a él y a la Provincia agradeciendo este buen servicio que se está presentando. Por mi parte, había prometido a la “Guardia Suiza” que les llevaría para que pudieran saludar, una vez más, a Henri y Quintin con quien tanta amistad han trazado. Este cuerpo que llamamos “Guardia Suiza” se compone de cuatro chicas, que andan en catequesis desde niñas y que continúan, tal vez para confirmarse este año. Desde la aparición del primer grupo de novicios, establecieron en la puerta de calle Tormes 8 su sede de reunión. Allí pasan horas y horas y, además de hablar sin parar, controlan la entrada y salida y cada uno de los pasos de los novicios. Los jueves celebran la misa con nosotros en el templo y muchos de esos jueves se quedan después a cenar. Por todo ello les bautizamos con dicho nombre.

Así que con estos ingredientes iniciamos esta aventurilla, en furgoneta alquilada, de 2.500 km. que nos ocuparon el sábado 13 y el lunes 15, Salamanca París. Con tres chóferes, Enrique L. Chadwick (novicio de Polinesia) y un servidor. El Google maps hizo su servicio y fue un buen viaje. Las tablets, con muchas películas, también ayudan a que las horas corran más deprisa.

Picpus nos recibió como siempre, con el corazón abierto. Christian Flot siempre atento, nos dieron buenas habitaciones en la casa de los hermanos y las chicas se alojaron en la casa del fondo, al lado de cementerio que está actualmente, alquilada a una congregación de hermanas.

La mañana del domingo la dedicamos a la Torre Eiffel, que era el objetivo B de este viaje, pues Cristina, una de las chicas, tiene su casa llena de torres Eiffel. A las 15.30 h. entrabamos revestidos para la concelebración, por las puertas del templo de Picpus. El Buen Padre nos miraba desde su casita de puertas azules que está a la izquierda y… sonreía. El templo se llenó y los cantos armoniosos de la mano del coro de la “Réseau-Picpus”. Enrique y Alfons flanqueaban al Provincial; Christian Flot. En los dos primeros bancos: Henri y Quintin, con sus familias. Tras los votos, ambos abandonarían su escaño para pasar a formar parte del cuerpo de los hermanos y hermanas ss.cc. que estábamos sentados a la derecha. El abrazo de acogida fraterna fue muy comentado. Todo un símbolo del paso de una familia a otra. Henri se había cortado la coleta para la ocasión y Quintin se presentaba con una barba corta bien atusada. El mismo Alphose les vistió con el escapulario. Toda la Provincia hizo el esfuerzo de estar presentes ante tal evento. Sigue impresionando celebrar rodeado de los nombres de aquellos que murieron en la guillotina, sigue impresionando oír los votos de dos jóvenes en los mismos lugares en que nuestros fundadores crearon lo que hoy somos. Impresionante la llamada de los responsables de la “Réseau – Picpus” que se pusieron de pie, para presentarse a la asamblea comunitaria. Ellos son el signo del espíritu de nuestra Congregación, pues el R es un servicio misionero para los jóvenes, para llegar a Dios. Por medio del teatro, coro, grupos caritativos (Casa Damián) y marcha bíblica. Todo ello coordinado por estos voluntarios que durante un año hacen este servicio.

Tras la celebración, parabienes y piscolabis copioso en los mismos soportales de la casa donde viven los hermanos ss.cc. y poder charlar con las familias y los hermanos y las hermanas. Sonrisas, encuentros con hermanos de otras épocas, despedidas y abrazos.

Un día bonito y completo, la lluvia no nos interrumpió y pudimos descansar bien la noche para emprender camino de vuelta el lunes. Gratias Infinitas.

El Encinar 19 de octubre de 2018

jgarre@hotmail.com

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!