Noticias

Crónica de la profesión temporal de Santi González ss.cc.



02 de Septiembre de 2018
Redacción
(0) Comentarios

Al final de la asamblea de Provincia, el 25 de agosto de 2018 a las 13 horas una gran cantidad de hermanas, hermanos y laicos nos reunimos en la iglesia de la Casa de espiritualidad San José para celebrar la eucaristía en la que pronunciaría sus votos temporales Santiago.


una celebración pausada pero no lenta. Agradable al oído, por los cantos, aunque menos participativa por ser más selectos. Con muchos gestos de cariño sobre todo durante los abrazos a los hermanos mayores y enfermos que participaron de la eucaristía, alguno desde su carrito de ruedas. También porque la familia de Santiago es grande y trajeron a muchos niños.

En la homilía, Aurelio Cayón, nuestro provincial nos llamó la atención sobre el hecho de que Dios nos ama y nos escoge para modelarnos como el alfarero de la primera lectura de Jeremías, pero que no tiene en cuenta lo buenos o defectuosos que seamos, como nos dijo la segunda lectura. Y que aunque ya hayamos hecho un camino con Él, está dispuesto a decirnos todavía nuestro nombre una vez más para que profundicemos nuestra relación con Él. Destacó que optar por la vida religiosa hoy es difícil y parece no tener sentido, pero que Santiago lo ha hecho fiado del que le ha dicho su nombre.

El rito de la profesión fue sobrio, mucho más de lo que se acostumbra en otros lares. Pero fluyó tranquilo y sereno, con naturalidad.

Al final de la celebración, antes de la oración final, Santiago se levantó, Pedro Gordillo le colocó el micrófono y de manera sucinta con contenido sentimiento dio las gracias a Dios, a su familia y a los que hemos estado con él hasta el presente. Breve, pero llegó a la asamblea que le dedicó un buen aplauso.

Después de la celebración pasamos al jardín al lado del comedor donde se habían dispuesto unas mesas para que, de pie, tuviéramos el ágape de celebración. Allí hubo saludos en varias lenguas y tiempo para degustar buenos majares y conversación.

Hacía muchos años que este cronista no participaba en una profesión temporal en España. Acostumbrado a las celebraciones en Asia y en África tenía la impresión de sobriedad. Sin embargo, la emoción estaba muy presente. La alegría también desbordaba. Y aunque la música no invitaba a bailar y no hubo danza ni antes ni después, me encontré a gusto y en casa.

También era una suerte conocer a la familia de Santiago desde hace muchos años. La presencia de una gran representación de nuestras hermanas africanas fue una nota de colorido en medio de tanta blancura. Una pena que no se ataviaron con sus ropas coloridas, iban muy discretas.

¡Que el Señor te ayude a vivir tu consagración son sencillez y entrega, Santi!

Raúl Valverde Cesteros ss.cc.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!