Noticias

Cien años de actualidad en Barcelona



23 de Abril de 2018

(0) Comentarios

El salón de actos del barcelonés Col·legi Padre Damián Sagrados Corazones abría sus puertas en la mañana del sábado 21 de abril para recibir a muchos amigos de la centenaria Revista 21. Religiosos de los Sagrados Corazones, miembros de la comunidad educativa del colegio, suscriptores de la revista y periodistas de diferentes medios se unieron a esta fiesta, marcada por un ambiente familiar y de alegría. Como ambientación había en el salón de actos del centro una exposición de portadas del recorrido de Reinado Social a 21.


El pretexto para esta conversación entre amigos no podía ser más apropiado: ¿Cómo comunicar la fe en tiempos del Papa Francisco? Y como no podía ser de otra forma, los participantes en esta mesa redonda, de lo más destacado del panorama nacional a nivel de comunicación religiosa. El acto comenzó con unas palabras de Fernando Cordero, director de la Revista 21. Tras hacer un pequeño homenaje a la figura del Padre Calasanz, religioso y sacerdote de los Sagrados Corazones y visionario fundador de la revista; quiso también recordar la inspiradora y evangélica figura de San Damián de Molokai, tan presente en las portadas, en los artículos y, sobre todo, en el espíritu de la revista a lo largo de este siglo de vida. También abogo por un periodismo en “red”, donde los diferentes medios se den la mano y se apoyen.

Francesc Rosaura, director de Signes dels tempsde TV3, no pudo asistir al acto, pero se hizo presente a través de un vídeo en el que afirmaba que 21 no es una “revista de sacristía” y que es capaz de abordar temas muy diversos de una forma siempre positiva, algo loable en estos tiempos en los que a menudo la polémica y lo negativo copan los titulares.

A continuación el fundador del portal Aleteia y antiguo alumno del colegio Sagrados Corazones de Miranda de Ebro, un emocionado Jesús Colina, quiso subrayar la sintonía existente entre 21 y el Papa Francisco. Para el reciente premio ¡Bravo! de comunicación, la revista es un punto de encuentro entre creyentes y no creyentes marcado por una actitud abierta y de acogida, que son precisamente dos de las características más evidentes del discurso de Francisco.

La periodista Míriam Díez, directora del Observatori Blanquerna de Comunicació, Religió y Cultura, defendió en su intervención la necesidad escuchar a la gente para entender qué es lo que debemos comunicar. En este mismo sentido se pronunció el periodista de La Vanguardia Iñaki Pardo, que insistió en que la comunicación religiosa a menudo peca de ser autorreferencial, olvidándose de que son las historias de las personas, es decir, el factor humano, lo que de verdad interesa a la gente. Justamente esto es la clave de la viralidad de algunas informaciones como la reciente noticia del Papa Francisco abrazando a un niño huérfano.

La intervención de Jordi Llisterri, director del portal Catalunya Religió, remarcó la manera que tiene el Papa de conectar con la gente a través de gestos sencillos, en los que se revela su preferencia por quienes sufren y a través de los cuales logra llamar la atención de los que buscan. Siguiendo con esta misma idea, Joan Andreu Parra, redactor del semanario Catalunya Cristiana, abogó un periodismo en el que las noticias prefabricadas se hiciesen a un lado para dar más paso al testimonio y el anuncio para ser fiel a lo que es genuino del periodismo cristiano, sin miedo a alzar la voz y proyectar una mirada de fe sobre los distintos temas de actualidad, incluso fuera de la zona de confort de los medios cristianos. Para ello, según el escritor y colaborador de 21, Josep Otón, no hay que olvidar que a veces Jesús no usaba un lenguaje explícitamente religioso, sino que empleaba un discurso más universal. Por eso cree que es necesario adaptar el lenguaje para hacerlo más inteligible a tantas personas que a día de hoy ya no manejan las categorías en las que tradicionalmente se mueve el discurso religioso.

A lo largo del diálogo todos estuvieron de acuerdo en la necesidad de trabajar en equipo y de que los diferentes medios de comunicación religiosa se tiendan la mano mutuamente. Para Jesús Colina la comunicación es la cumbre de la comunión, no solo en el ámbito periodístico, sino en cualquier momento y lugar. Cuando esto ocurre se contribuye a la evangelización, que es el fin último de la misión del creyente, a través del testimonio del amor (“en esto conocerán que sois mis discípulos, en que os améis los unos a los otros”). En palabras de Míriam Díez, solo así “el periodismo religioso, que es una minoría creativa, logrará ser significativamente innovador”.

Al final del acto Fernando Cordero cedió la palabra a un alumno del colegio que cursa segundo de la ESO para que compartiese su opinión. El joven se armó de valor y expresó cuánto le había llamado la atención el elevadísimo seguimiento que tienen los perfiles del Papa en redes sociales. Su respuesta evidenció cómo la presencia es la redes es un medio para llegar a los más jóvenes y a aquellos que están más alejados de la fe.

Y tras la foto de familia en el escenario del salón de actos, el Colegio ofreció un aperitivo durante el cual se siguió hablando de 21, de Francisco, de la comunicación religiosa y de esas historias personales que suponen el factor humano. Una hermosa forma de brindar por el aniversario de una revista que ha sabido mantenerse joven en todos los aspectos y actualizarse para seguir haciéndose eso de la actualidad con una mirada de fe.

Texto: Paco Egea Suárez ss.cc.

Fotos: (c) Arquebisbat de Barcelona / Ramon Ripoll

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!