Noticias

¡Escuchar a Jesús acrecienta el Amor!



25 de Febrero de 2018
Redacción
(0) Comentarios

Comentario a las lecturas del II Domingo de Cuaresma, de la mano de Osvaldo Aparicio ss.cc.


¡No dejemos que se apague el amor!, es nuestro lema cuaresmal.

El domingo pasado se nos advertía contra las tentaciones que pueden extinguir el amor. Hoy, con el episodio de la Transfiguración en el monte Tabor, se nos invita a escuchar al Hijo, el amado del Padre, porque ¡Escuchar a Jesús acrecienta el amor!

La primera lectura, tomada del Génesis, siempre nos causa cierta incomodidad: ¿cómo es posible que Dios pida a alguien que sacrifique a su propio hijo? Se trata del conocido relato del sacrificio de Isaac y que, en realidad, deberíamos denominarlo como la “prueba de la fidelidad de Abrahán”.

El relato lo deja bien claro, sobre todo si tenemos en cuenta que pertenece al género literario de las “sagas”, que transmiten el espíritu y las tradiciones familiares.

En el caso de Abrahán, origen y padre del pueblo de Israel, se trata de perpetuar entre sus descendientes la memoria de su fe inquebrantable en el Dios que le había hecho la promesa de multiplicar su descendencia como las estrellas del cielo y las arenas de la mar; por eso, el padre del pueblo, Abrahán, es presentado como el creyente que, a pesar de los pesares, permanece fiel y cree (confía) en su Dios contra toda lógica y en medio de las pruebas más dolorosas. El mismo relato de hoy se inicia diciendo: Dios puso a prueba a Abrahán.

Por eso, Abrahán es también para nosotros cristianos “padre de los creyentes”, o sea, de los que confían en Dios, ya que creyó contra toda esperanza (ver Rom 4,18).

El monte Moria, donde Abrahán fue probado, es preludio y figura de otro monte, el Calvario, donde Jesús nos dio la mayor prueba de confianza en su Padre Dios y de amor a sus hermanos, los hombres.

Igualmente nosotros, con frecuencia, somos probados y nos vemos sumergidos en la duda. Nuestra fe y nuestra esperanza, ante la prueba, pueden quebrarse. En la carta a los Hebreos se nos dice: Mantengámonos firmes en la esperanza que profesamos, pues quien nos ha hecho la promesa es digno de fe (10, 23).

Entre el monte Moria y el monte Calvario, el Evangelio nos hace hoy subir con Jesús al monte Tabor para fortalecer nuestra fidelidad. Jesús acababa de anunciar a sus discípulos que él tenía que padecer mucho, y les advertía que el que quisiera ir en pos de él tenía que negarse a sí mismo, cargar con la cruz y seguirle.

Ser cristiano (seguidor de Jesús) no es nada fácil. Nuestra fidelidad y nuestro amor se ven sometidos constantemente a la tentación y a la prueba, y corren peligro de enfriarse e, incluso, de extinguirse. Por eso, como a Pedro, a Santiago y a Juan, nos invita a subir con él al monte de la Transfiguración para que, contemplando su gloria, crezcan nuestro ánimo, nuestras fuerzas y nuestro deseo de continuar recorriendo el camino del amor: Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Pedro, ante tal transfiguración, exclama entusiasmado: Maestro, ¡qué bien se está aquí!

¿Cómo prolongar ese bienestar y ese contento de estar con Jesús y de seguir el camino del amor? Como a los discípulos, la voz que sale de la nube nos lo dice: Este es mi Hijo, el amado, escuchadlo.

Si en el desierto de la tentación se nos decía (domingo pasado) que debemos vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios, hoy se nos insiste que hemos de estar siempre a la escucha de Jesús si de verdad queremos que nuestro amor no solo no se apague sino que se incremente más y más. El Papa, al final de su mensaje cuaresmal, nos desea que después de escuchar la Palabra del Señor y de alimentarnos con el Pan eucarístico, nuestro corazón volverá a arder de fe, esperanza y caridad.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!