Noticias

Fiesta de Epifanía en São José de Nazaré (Catujal)



13 de Enero de 2018
Carlos Barahona ss.cc.
(0) Comentarios

Ya es una tradición. En la fiesta de la Epifanía, que se celebra aquí en domingo, se hace una comida en el salón parroquial, bien concebido para ello. Este año el día 7. No es fija como en España o Italia, que siempre es el 6 de enero. Acude la comunidad religiosa y, como siempre, se invita también a los niños y adolescentes de Casa Damião, a los que incorporan a las actividades. No son meros espectadores pasivos, como los irmãos SS.CC.


En todas las comunidades parroquiales hay líderes, que tienen iniciativa y llevan el peso de la organización. Alguna es de nuestra Rama Secular. Y varios son de las Juventudes Vicentinas, un grupo muy activo y comprometido. Prepararon también la fiesta navideña previa a la Nochebuena: cantos, bailes, teatrillos. Celebrada habitualmente en un polideportivo municipal cercano, con asistencia de mucho personal. Y la ronda por las casas cantando villancicos a la espera del aguinaldo.

La comida de Epifanía fue muy buena y no faltó el vino. De unos años a esta parte, se están produciendo en las diferentes regiones de Portugal vinos de calidad, muy cuidados, bien elaborados y con un buen precio. Se beben muy a gusto. A los postres hicieron cantar un fado al fadista aficionado de la feligresía. Torrente de voz tiene desde luego. Se llama Helio. Es trabajador social e hijo de Paula, la Chefa, seglar comprometida y encargada del centro social parroquial. Luego se pasó el perico de barro, muy decorado –original idea do irmão Manuel García Dutra– para que los comensales aportaran su colaboración. Cosa que fueron haciendo libre y religiosamente.

En Nochevieja trajimos a cenar con nosotros a los meninos de Damião. No hicieron ascos a los langostinos. Mussa, el mayor, los tomaba con gusto en Guinea - Bisáu, que tiene costa y pescadores, y animó a los reticentes, que los degustaron como algo novedoso y bueno. Por poco nos dejan a dos velas. Esperamos las campanadas y oímos las de la Puerta del Sol a las 23h locales, en TVE, mas por estos lares no las hay.

Llegada la medianoche, empiezan los fuegos de artificio. Nuestros pisos son un buen observatorio, pero estaban muy lejos y se veían muy pequeños. Había conjuntos musicales por la Baixa pombalense. O sea, en el quinto pino. Por aquí y alrededores tiraron algunos, fue un quiero y no puedo. Según Fernanda, nuestra cocinera, en la vecina Quinta da Fonte, una especie de gueto para caboverdianos y gitanos, que no es que estén a partir un piñón precisamente, más que cohetes hubo tiros al aire con pistolas. Menos mal que las balas subieron en vertical sin desviarse hacia ninguna ventana.

Luis Manuel y yo nos comimos las uvas por libre. Blancas del Alentejo. Algunos las probaron, pero no llegaron a las doce de rigor. El señor presbítero prior, se despistó y dejó al ilustrísimo João de Brito de Almeida Atanasio encerrado en un balcón que hace esquina. Éste tuvo que gritar desde nuestro cuarto piso a un ciudadano, que afortunadamente pasaba por la alameda, para que tocara el timbre del portal y avisara por el interfono del percance sucedido. Lo que hizo de buen grado. Así se libró João de pasar una fresca noche al raso, como los pastores de Belén. Podría haber sido fatídica. Él y Chico Waalders se retiraron a sus aposentos tras despedirse de los invitados. Finalmente llevamos a los meninos en dos coches a Casa Damião, no sin cierta prevención. Pero la Polícia y sus alcoholímetros debían estar también celebrando. Luis Manuel volvió a nuestra casa y este cronista se quedó con los chavales, que, cansados, se durmieron como marmotas. Una forma excelente de comenzar el año. A las 8h del 1 de enero llegó el relevo.

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!