Noticias

Santa María, Madre de Dios



01 de Enero de 2018
Redacción
(0) Comentarios

Celebramos hoy, 1 de enero de 2018, la fiesta de Santa María, Madre de Dios. De su mano queremos ir en este año recién estrenado. Nos facilita el comentario a la Palabra el P. Osvaldo Aparicio.


Por ser la octava de la Navidad, la liturgia destaca el papel tan importante que la Virgen tiene en la Historia de la Salvación. Gracias a su “Sí” el Hijo de Dios se hace hombre. Nos recuerda san Pablo (2ª lect.): Cuando se llegó la plenitud del tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer; por eso, celebramos la fiesta de SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS.

El hágase en mí según tu palabra de María abre el camino para que nosotros seamos también hijos de Dios: Como sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: <<¡Abbá! Padre>>.

La Navidad anuncia la buena noticia de que todos somos hijos de Dios y proclama la fraternidad universal: ¡Todos somos hermanos! Jesús nos dirá: Uno solo es vuestro Padre… y vosotros sois hermanos (Mt 23, 8-9). Hermanos que estamos llamados a vivir en paz y en comunión: ¡Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor! Ya desde Pablo VI se celebra en el día de hoy la Jornada Mundial de la Paz. Este año, el Papa, fijando su mirada en la situación de los millones de personas que se ven obligados a emigrar, nos propone el siguiente lema: Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz. En su mensaje el Papa nos recuerda que hay más de 250 millones de migrantes en el mundo, de los que 22 millones y medio son refugiados; citando a Benedicto XVI, añade que estos últimos “son hombres y mujeres, niños, jóvenes y ancianos que buscan un lugar para vivir en paz”. Para encontrar ese lugar muchos de ellos están dispuestos a arriesgar sus vidas… Es un hecho que las migraciones seguirán marcando el futuro; pero, el Papa nos invita a no verlo como una amenaza, sino, al contrario, a contemplarlas con una mirada de confianza, como una oportunidad para construir la paz. Para ello nos propone conjugar cuatro acciones: acoger, proteger, promover e integrar. Al final de su mensaje el Papa Francisco nos recuerda unas alentadoras palabras de Juan Pablo II: “Si son muchos los que comparten el “sueño” de un mundo en paz, y si se valora la aportación de los migrantes y refugiados, la humanidad puede transformarse cada vez más en familia de todos y nuestra tierra verdaderamente en casa común”.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!