Noticias

¿Dios o el hombre?



22 de Octubre de 2017
Redacción
(0) Comentarios

Comentario a la liturgia de la Palabra de este domingo, con mención al DOMUND.


El Evangelio nos presenta una nueva trampa que los dirigentes y autoridades tienden a Jesús para poder eliminarlo. Están furiosos porque Jesús desenmascara la hipocresía e inconsecuencia de sus vidas. ¿Es lícito pagar tributo al César?, le preguntan. Piensan que el dilema no tiene escapatoria. No cabe más que un sí o un no.

Si responde afirmativamente, se indispone con el pueblo, pues le consideraría como un colaboracionista con el poder romano opresor. Si responde que no, entonces podrán acusarlo como revolucionario y enemigo del emperador.

Como en otras ocasiones la inesperada respuesta de Jesús descoloca y desenmascara las aviesas intenciones de los dirigentes: Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, les responde Jesús sin irse por la tangente.

Caben diversas interpretaciones a la respuesta de Jesús; pero, podemos verla a la luz de la actualidad y del compromiso ciudadano en la sociedad. La misión del poder y de la autoridad civil es procurar el bienestar de los ciudadanos, buscando siempre la justicia, la paz y la igualdad de todos.

Si esto es así, nadie puede excluirse de contribuir con su tributo para que los dirigentes puedan realizar su tarea. Todos tenemos que ser solidarios con la sociedad y el impuesto es una manera de serlo. Así como es condenable que alguien se aproveche del poder para enriquecerse, también lo es el eximirse de las obligaciones ciudadanas: Dad al César lo que es del César.

No cabe defraudar ni ser insolidarios, pues la solidaridad entra dentro del mandamiento de amar al prójimo; mandamiento que, para un cristiano, va unido al mandamiento del amor a Dios: Dad a Dios lo que es de Dios. Ambos amores, a Dios y al prójimo (la sociedad), Jesús los hace inseparables. Leemos en la primera carta de san Juan (4, 21): Nosotros hemos recibido de Dios este mandato: que el que ame a Dios, ame también a su hermano. Para un cristiano no existe el dilema “o Dios o el hombre”.

Se celebra hoy el DOMUND o Jornada Mundial de las Misiones con este lema: SÉ VALIENTE. LA MISIÓN TE ESPERA.

La misión de la Iglesia es la evangelización, que implica la promoción y el desarrollo integral de las personas y de los pueblos. Al decir integral estamos abarcando la dimensión humana y divina que hay en nosotros, el cuerpo y el espíritu, la faceta terrena y la faceta trascendente.

Nadie como los misioneros vive, uniéndolos, el amor a Dios y al hermano. Nadie como ellos tiene la valentía de poner en práctica el mandato de Dios: “El que ame a Dios, ame también a su hermano”, pues gastan su vida en la promoción de las gentes en su dimensión terrena y trascendente.

Conviene señalar que el lema del DOMUND no es excluyente, pues va dirigido no solo a los Misioneros con mayúscula, sino que es una invitación a que todos los cristianos seamos valientes y vivamos la Misión allí donde estamos, a que sirvamos a Dios y a la sociedad.

  
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!