Noticias

Crónica de los Ejercicios Espirituales



03 de Septiembre de 2017
Redacción
(0) Comentarios

Nuestro hermano recién profeso, Ignacio Cercera, nos ofrece la crónica de los recientes Ejercicios Espirituales de la Provincia.


La noche del 23 de agosto se abría con una invitación a buscar en el interior de nuestra vida. José Luis Saborido S.J nos sugería una pregunta siempre muy sugerente: ¿Qué quiero, qué busco actualmente en mi vida…? En otros términos, ¿dónde he estado durante este último año? ¿En qué se han empleado mis fuerzas y oraciones? Sin duda, constituye la mejor manera de dar comienzo a una pequeña singladura espiritual que duraría tres días.

Tras ello, el hilo transversal de estos días ha sido, aunque siempre en diálogo con los Ejercicios Espirituales, el respeto por la creación. Siempre es un tema desafiante e inacabado. Los Ejercicios nos remarcaban nuestra condición de criaturas de Dios que viven en un contexto determinado, el cual no puede ningunearse, valga la expresión, ni olvidarse. Somos jardineros empleados en el jardín de Dios. Él es el dueño y el creador; nosotros sus huéspedes. Ahora bien, unos huéspedes muy especiales: se nos ha dado la gracia y la responsabilidad de residir en dicho jardín. No estamos de paso. Es nuestro lugar, nuestro nicho ecológico. De ello se deriva la responsabilidad de cuidarlo, respetarlo y, aún más, mantenerlo tal y como lo recibimos. Ahí reside la mayor exigencia ética y espiritual: la bondad de Dios nos ha regalado un lugar espacio-temporal dinámico y vivo.

Al compás de estas invitaciones un considerable grupo de hermanos, de distintas generaciones, íbamos adentrándonos en el misterio de la bondad creadora de Dios. Honestamente, siempre resulta interesante ir juntos, aunque silenciosamente, hacia la fuente de la que mana agua viva. Así remarcaba nuestro provincial al término del retiro: los ríos nacen de los manantiales. Todo río necesita volver a su manantial y recordar una vez más dónde tiene su verdadero sustento. Como bien nos recordaba nuestro padre predicador, haciendo uso de una de las más insignes expresiones ignacianas, “no el mucho saber harta y satisface el ánima, sino el sentir y gustar las cosas internamente”. A veces, una sola idea, una sola experiencia, una sola gracia, es más que suficiente para llenar el corazón de alegría y cargar las pilas para el nuevo curo que hemos de enfrentar.

Muchas gracias a Dios y a todos los que han hecho posible este tiempo de encuentro con aquel que es el inicio de la Vida.

Ignacio Cervera ss.cc.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!