Noticias

Jesús, periodista del Reino



27 de Agosto de 2017
Redacción en El Escorial
(0) Comentarios

Comentario al Evangelio de este Domingo, elaborado por Fernando Cordero ss.cc.


Una de las preguntas más difíciles que se le pueden hacer a un entrevistado es pedirle que se describa a sí mismo, que nos diga quién es. Algunas personas se quedan bloqueadas, otros prefieren definirse por lo que hacen. Pero, lo cierto, es que este tipo de preguntas nos hacen cuestionarnos, nos remueven de algún modo y nos ayudan a no desviarnos del horizonte vital que nos hemos marcado.

Y si cuesta decir quién es uno mismo, aún debió más difícil responder sobre quién es aquel que da razón de nuestra vida. A Pedro le sale de una forma muy espontánea –revelación del Padre, según el propio Jesús-: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.

La pregunta que Jesús lanzó a sus discípulos sigue vigente, es más, resulta muy pertinente para todos nosotros: ¿Quién eres, Jesús de Nazaret, para mí? ¿Qué papel juegas en mi vida? ¿Entras en mi agenda, en mi whatsApp, en mis redes sociales? ¿Me monto la vida en relación con tu Palabra?

Cuando el Señor escucha a Pedro, le da una misión: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Entre otras cosas le da la facultad de atar y desatar. La fe que Pedro confiesa nos ata a Cristo, a no poder vivir sin Él, a cimentar la vida sobre la roca y no sobre arenas movedizas.

Quien está atado a Cristo, queda desatado de los vínculos que esclavizan y empañan nuestra dignidad de hijos de Dios. Creer en Jesús significa que Él nos conduce a la libertad y a la vida. Ahí radica el valor de las llaves, en que nos abren la puerta de la vida. Colaboremos con Pedro en la edificación de la Iglesia, de nuestra familia.

Colaboremos con Pedro en llevar la Buena Noticia a todo el mundo. Colaboremos con el Sucesor de Pedro, el Papa Francisco, en construir un mundo más solidario y justo, anunciando a Jesucristo.

En estos días, Pedro alienta a las víctimas de atentados terroristas en varios países, entre ellos, España. Pedro, que es ahora Francisco, como buen padre nos “ata” al Corazón de Jesús, para sentir su amor, su compasión y su ternura en estos momentos de dolor.

Átanos a Ti, Señor, para quedar liberados para siempre de lo que nos esclaviza y deshumaniza. Átanos a Ti, para descubrir la solidez de los cimientos de nuestra fe. Átanos a Ti, para vivir auténticamente la Paz.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!