Noticias

María, madre de nuestra Congregación



15 de Agosto de 2017
www.ssccpicpus.com
(0) Comentarios

En la fiesta de la Asunción de María, ponemos a nuestra familia religiosa bajo su guía y protección.


María, madre de nuestra Congregación

María, te pedimos que mires

con la ternura de tu Corazón Inmaculado,

a esta familia religiosa,

que desde sus orígenes te ha pertenecido,

 

Tú has sido asociada de una manera singular

al misterio de Dios hecho hombre.

Por eso tu corazón está siempre unido al de Jesús.

 

Tú nos precedes y nos acompañas

en el camino de nuestra vida

para entrar más plenamente en el Corazón de tu Hijo.

 

Tú eres nuestro modelo de fe en el amor

mostrándonos como seguir radicalmente a Cristo,

en pobreza, castidad y obediencia.

 

Tú nos enseñas a vivir el misterio de la Eucaristía;

haciendo tuyas  las actitudes y sentimientos de Hijo,

que llevaste en tus entrañas y  acompañaste hasta la Cruz.

 

Hacemos presente ante ti

a toda nuestra Congregación.

 

 

Ayúdanos a vivir fielmente nuestra vocación

de consagrados al Amor de Dios,

entrando con Jesús y como tú 

en el designio del Padre de salvar al mundo por el amor.

 

Que el amor de tu Corazón y el de tu Hijo

presida la vida de nuestras comunidades

y así proclamemos con humildad

la grandeza de la devoción a los ss.cc.

 

Ayúdanos a ser agradecidos los unos con los otros,

a aceptarnos y querernos tal y como somos,

a confiar los unos en los otros, 

a perdonarnos sin guardar rencor alguno.

 

Cuida de nuestros jóvenes,

sostén a nuestros mayores,

consuela a nuestros enfermos,

acompaña a los que están más solos,

da sabiduría y fortaleza a nuestros superiores.

 

En nuestros Fundadores,

en los beatos Damián y Eustaquio,

y en tantos hermanos y hermanas que nos han precedido,

encontramos modelos admirables

para vivir nuestra vocación.

 

Pedimos tu intercesión,

Madre Inmaculada,

para que toda la Iglesia

glorifique a Dios por medio de ellos

y pueda  gozarse de su ejemplo y protección.

 

Protege también a nuestras familias y a nuestros amigos.

Ruega por todos aquellos con los que día a día

trabajamos en la misión evangelizadora;

por los pequeños y por los que sufren,

y también por los que nos hacen el mal y obstaculizan la misión. 

 

Te pedimos que te unas a nuestra oración

para que el Señor nos envíe hermanos y hermanas

que vivan siguiendo a tu Hijo en la Congregación.

Con ellos queremos contemplar, vivir y anunciar

el amor redentor.

 

María, Reina de la Paz,

que podamos vivir todos los días de nuestra vida

unidos en el amor de Dios,

que tan extraordinariamente se manifiesta

en el Corazón de tu hijo y en el tuyo propio

 

A ellos nos consagramos:

a su servicio queremos vivir y morir.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!