Noticias

Funeral por Conrado Monreal ss.cc.



05 de Julio de 2017
Carlos Barahona ss.cc.
(0) Comentarios

El funeral por nuestro hermano Conrado Monreal, cuyo “dies natalis” fue el 1 de julio de 2017 de madrugada, se ha celebrado a mediodía del lunes 3 de julio en la Iglesia de los SS.CC. de Madrid. Había sido enterrado la víspera en el panteón de la Provincia Ibérica en el camposanto de la Almudena.


Llena en sus ¾ partes más o menos, la luz de las vidrieras, la música del órgano y los cantos de los fieles han dado solemnidad a la celebración eucarística y han invitado a la plegaria de acción de gracias por la vida comprometida con el Evangelio de Conrado (1931-2017). Familiares -las dos hermanas y varios sobrinos-, feligreses, amigos y compañeros suyos de estudios, varios miembros de la rama secular, numerosos hermanas y hermanos de los SS.CC. han formado una asamblea orante alabando a su Señor. Los 24 presbíteros concelebrantes, uno de los cuales es además obispo de Valparaíso, Gonzalo Duarte SS.CC., entraron en procesión desde atrás al son del “Resucitó” neocatecumenal, que tanto gustaba al finado. Entre ellos estaba también el representante del vicario de la Vicaría I de la archidiócesis madrileña, Juan Carlos Vera.

José Antonio Urío, excompañero de profesión de Conrado, representaba también a su hermano Jesús María, que tenía actividades en su parroquia vallecana que le han impedido asistir. Confirmó que profesaron hace 68 años en El Escorial. Conrado fue apostólico en Miranda, se formó en el citado noviciado y escolasticado escurialense, estuvo como estudiante y luego tras su ordenación (1956) en el colegio de Martín de los Heros. Volvió a la parroquia de Cristo Rey años más tarde, tras ejercer su ministerio en San Víctor. También lo ejerció en Talayuela y finalmente en Sagrados Corazones.

El provincial y celebrante principal Aurelio Cayón, en su medida y sustanciosa homilía, habló de tres convicciones de Conrado. La primera la fe en la vida más allá de la muerte, fruto del triunfo de Jesús, de la que hablaba el texto proclamado de Apocalipsis 21. La segunda es que no estamos solos para alcanzarla. El Señor está cerca, es nuestro pastor que nos conduce, todo bondad y misericordia, como se ha cantado en el salmo 22. Por último el camino para lograrla son las bienaventuranzas, que proclama Mateo 5.

Conrado ha vivido ese itinerario evangélico con vitalidad, alegría y entusiasmo, como saben bien todos los que le han conocido. Al final ha dicho que no le prolongaran la vida artificialmente. Que ha tenido una vida larga -el 31 de agosto habría cumplido 86 años-, intensa y feliz, y que ya bastaba. Anhelaba la vida plena y definitiva.

En la oración de los fieles se oró, entre otras intenciones, por todos sus numerosos feligreses, muchos de ellos amigos suyos tras largos años de servicio pastoral. Los cánticos que siguieron eran del gusto de Conrado. En las ofrendas “Cerca de ti”. En la comunión “Tú nos dijiste que la muerte no es el final del camino”. Y de despedida “Salve Madre”, clásico mariano: “Madre mía, aunque mi amor te olvidare, tú no te olvides de mí”.

Que Conrado interceda ante el Señor para que nos muestre con claridad su voluntad sobre cada uno y nos ayude a cumplirla.

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!