Noticias

Solemnidad de Pentecostés



04 de Junio de 2017
Redacción
(0) Comentarios

Comentario a la solemnidad de Pentecostés, de la mano del P. Osvaldo Aparicio ss.cc., párroco de los SS.CC. de Madrid.


El libro de los Hechos de los Apóstoles, con el relato de la Ascensión, finaliza una etapa del plan salvador de Dios: la misión terrena de Jesús de Nazaret de anunciar y hacer presente el reino de Dios. Jesús Resucitado pasa el testigo a sus discípulos.

Con Pentecostés –venida del Espíritu Santo prometido por el mismo Jesús- se inaugura una nueva etapa: es el tiempo del Espíritu y la Iglesia misionera, animada por él; es nuestro tiempo.

La misión cristiana es continuar la obra de Jesús, anunciándola a todas las gentes y haciéndola presente en todos los rincones de la tierra. La Iglesia ha nacido para evangelizar. Es su razón de ser y su misión. La Iglesia o es evangelizadora o no es Iglesia. El cristiano o es misionero, o no es cristiano. Por eso, tradicionalmente en Pentecostés se celebra el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar cuyo lema este año es Salir, caminar y sembrar siempre de nuevo (EG 21).

Día del Apostolado Seglar. Sí, del apostolado seglar; no de los clérigos o sacerdotes, sino de todos y cada uno de los bautizados. El Concilio Vaticano II, deseando resaltar e inculcar en todos los fieles el compromiso evangelizador, dedicó precisamente uno de sus decretos al apostolado seglar que comienza así: Queriendo intensificar más la actividad del pueblo de Dios, el santo Concilio se dirige solícitamente a los cristianos seglares, cuyo papel propio y enteramente necesario en la misión de la Iglesia ya ha mencionado en otros lugares. Porque el apostolado de los seglares, que surge de su misma vocación cristiana, nunca puede faltar en la Iglesia (AA 1).

A la luz de estas palabras y teniendo en cuenta el lema de esta jornada, podríamos plantearnos: ¿Salimos a anunciar el Evangelio, caminamos en esa línea y seguimos sembrando siempre la semilla de la Buena Noticia?

En la última reunión del Consejo Pastoral parroquial se nos advirtió: ¡Nos falta dinamismo apostólico! ¡No trasmitimos ni expandimos fuera del templo la vivencia de nuestra fe!

Ser cristianos/misioneros, pero ¿cómo? Evangelizar, pero ¿con qué lenguaje?

El libro de los Hechos narra cómo los discípulos, llenos del Espíritu Santo, anuncian a Jesús Resucitado con un idioma que todos entendían aunque los oyentes provenían de los lugares más dispares de la tierra. Su lenguaje era universal.

Solo hay una lengua comprensible por todos y que llega al corazón de toda persona de todo tiempo, raza y condición; es el lenguaje de Jesús, que no es otro que el del amor y del bien.

Es conocido por todos lo que cuenta el escritor cristiano Tertuliano (finales s. II). Dice que los paganos, al ver el estilo de vida de los cristianos y el afecto que se profesaban, no podían menos de exclamar con admiración: ¡Mirad cómo se aman!

La Fiesta de Pentecostés nos hace añorar, sin duda, la vida de la primeras comunidades cristianas: eran vivas, espontáneas, creativas y entusiastas para celebrar y anunciar su fe en Jesús Resucitado. Se dejaban invadir por la fuerza del Espíritu, alma de la Iglesia, que creaba fraternidad y unidad, y las impulsaba a “salir, caminar y sembrar siempre de nuevo”.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!