Noticias

Crónica de la profesión perpetua de Gema y Marina



28 de Abril de 2017
Noemí García Carlos ss.cc.
(0) Comentarios

“En Jesús lo encontramos todo” (BP), con estas palabras del Buen Padre, nos invitaron a la Celebración de votos Perpetuos nuestras hermanas, Gema y Marina, que como sabéis tuvo lugar el 22 de Abril, en la capilla del Colegio Paraíso, en Madrid.


Siempre es de gran alegría ser invitados para celebrar un acontecimiento de familia, una gran fiesta; Y en esta ocasión, nuestras hermanas nos convocaban para festejar con ellas su propia experiencia pascual; el triunfo de la vida sobre la muerte, el triunfo de una camino de búsqueda, que se concreta en la entrega agradecida a Dios, por todo lo vivido a lo largo de estos años en la Congregación.

Apoyados en la Confianza que nos da el acercarnos al Dios de la misericordia, del amor incondicional que nos expresaba el canto de entrada, fuimos acompañando a nuestras hermanas con las moniciones, cantos y clima de recogimiento y silencio.

La celebración fue presidida por Aurelio Cayón, nuevo provincial de los hermanos de la provincia ibérica, y en ella también participaron Nuria Arias como Delegada de la Zona Europa Norte-África y Nuria Lobo como coordinadora del territorio de España.

Así, entramos en diálogo con la Palabra, hermosos textos bíblicos que recogen la experiencia del encuentro con Jesús Resucitado y que Aurelio Cayón, provincial de los hermanos de la Provincia ibérica, rescató para subrayar la importancia de no perdernos nunca el encuentro con Jesús en nuestras vidas, como el encuentro es personal y no es un acto racional o teórico, sino algo que cada uno tenemos la suerte de saborear personalmente. También nos hizo mirar al grupo de los apóstoles y a Tomás en medio de ellos y así subrayó el valor y cuidado que merece la vida de comunidad, donde los hermanos son importantes en la búsqueda y en el encuentro con Jesús resucitado y nos hizo también, poner la mirada en los más necesitados para desbordantemente entregar la vida con el oficio de consolar que trae el Resucitado y del que nos hace partícipes.

Tras este banquete con la Palabra, que nos llenaba el corazón de sentido, nos adentramos en el Rito de la Profesión Religiosa, como momento sin duda más intenso de esta celebración en el que toda la asamblea invocábamos a todos los santos a través de la oración litánica, mientras Gema y Marina, postradas en el suelo, entregaban sus vidas para siempre al que misteriosa y desbordantemente les mueve a responder desde el abandono confiado. Posteriormente proclamaban en manos de Nuria Arias, Superiora Delegada de las hermanas, la fórmula de profesión en la que se comprometían a vivir y morir al servicio de los Corazones de Jesús y de María y a los que en ese momento se consagraban para siempre. Ambas, ratificaron posteriormente sobre el Evangelio en el que se sostendrán para poder vivir este compromiso y finalmente, dejaban su firma sobre el altar.

Seguidamente, nuestras hermanas, se pusieron de rodillas ante el altar, y allí, acogían la oración de consagración, cuyo texto recogía los acentos de la espiritualidad de los Sagrados Corazones y la mirada que esta familia pone sobre este Dios que contempla, vive y anuncia.

Por último se les hizo entrega del añillo, símbolo de esta alianza perpetua que hoy sellaban públicamente ante Dios.

Tras todo esto, los hermanos y hermanas de la Congregación, con gran alegría fueron saliendo en torno al altar para recibir con un abrazo a las recién profesas, felices por contar con estas dos hermanas en nuestra familia Sagrados Corazones.

Finalizado el rito de la Profesión Perpetua, continuamos con el de la Eucaristía, en el que se hizo entrega en el ofertorio de diferentes símbolos que hablaban de la vida de nuestra familia religiosa y de nuestras hermanas profesas. Flores, que expresaban la alegría y la acción de gracias por el paso que nuestras hermanas daban de entregar la vida. Materiales de los diferentes colegios donde nuestras hermanas realizan actualmente sus tareas apostólicas y pastorales, los cuadros con las fotos de nuestros fundadores, tan importantes para esta nuestra familia religiosa, un mapamundi y en él, representado todo nuestro mundo actual, en el que Gema y Marina quieren concretar su opción de vida y finalmente el pan y el vino, que de la mano de sus hermanos pequeños y únicos, nos reunían a todos para celebrar la vida entregada.

La Eucaristía siguió en un clima de serenidad y recogimiento, en torno a la mesa en la que todos fuimos convocados. Finalmente, nuestras hermanas pronunciaron cada una su acción de Gracias. Donde nos dijeron que este Dios al que se entregaban confiada y definitivamente, era el Dios de la Verdad, del Camino y de la vida.

Concluyó la celebración y pudimos seguir festejando junto a las nuevas profesas, sus familias, y amigos en el comedor del Colegio Paraíso. Todos contentos por haber podido participar de este acontecimiento de familia, y agradecidos a Dios por todo lo vivido y celebrado.

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!