Noticias

Encuentro de segunda etapa



06 de Marzo de 2017

(0) Comentarios

Del 2 al 4 de marzo ha tenido lugar en la Casa de las Hermanas de los Sagrados Corazones de S. Lorenzo de El Escorial, el encuentro de hermanos y hermanas de la segunda etapa.


Hermanas y hermanos asistentes al encuentro

ENCUENTRO ESPERADO EN LA SEGUNDA FASE

JUEVES

El jueves 2 nos reencontramos los hermanos y hermanas de la segunda edad en San Lorenzo de El Escorial. Vamos entrando en años, desdibujando la frontera de la segunda y tercera edad, pero permaneciendo en sintonía y en espíritu joven. Prácticamente casi todos estamos en activo y eso hace que la conexión con el mundo y la sociedad enriquezca nuestras conversaciones. Hay buen rollo entre nosotros que siempre dijimos que nos consideramos hijos del Vaticano II.

A la cena compartida, siguió el pase de una película ambientada en los tiempos de la Revolución Francesa, basada en una novela de Balzac y cuyo título es “Les Chouans”.

En la sinopsis que nos facilitó Carlos nos dice que nos ayudará a hacernos una idea del ambiente en el que nació la Congregación.

VIERNES

El viernes nació frio y gris, anunciándonos cambios meteorológicos.

Después de la oración que completa el desayuno, nos reunimos para comenzar la jornada. Somos 15 hermanos y 19 hermanas, en total 34. De la mano de Lourdes Fernández y de Carlos Barahona vamos a trabajar centrándonos en “el carisma ss.cc y su dinamismo misionero en el camino de la vida”. El marco general nos lo da la celebración del Bicentenario de la Aprobación de la Congregación.

Lourdes nos sitúa con una corta disertación, que merece la pena tener completa para nuestra meditación, en lo que es este encuentro en que acentúa de una manera especial que es de hermanos y hermanas. En el último encuentro decidimos que fuera “casero”, sin que viniera nadie de fuera a hablarnos, porque “ es un momento en el que podemos mirar la vida en perspectiva recogiendo y recordando nuestro itinerario vocacional y misionero y recuperar fuerza e ilusión en la entrega de la vida”. Esta etapa está ya fraguada y más que ponencias, necesita saboreo compartido de nuestra vida y vocación. No se trata de charlas y disertaciones, sino de poner en común vidas, itinerarios y compartir cómo vive cada uno el carisma ss.cc.

Nos va recordando nuestra identidad ss.cc, que tiene su fundamento en la consagración a los ss.cc, de la que deriva nuestra misión de contemplar, vivir y anunciar….

Nos recuerda, a partir de una cita de Pat Bradley, que nuestra consagración consiste en abrazar la causa de Jesús como respuesta a su amor primero. Este ”estar con él” y ser enviado a” adoptan una forma particular que las Constituciones expresan como “vivir el dinamismo del amor salvador”. Mirar la vida en perspectiva nos hace conscientes de que la fidelidad no es cuestión de duración, sino de profundidad, de ir sacando la fuerza de la raíz.

La fidelidad al pasado no se conserva en su pura repetición, sino en su anuncio siempre nuevo.

Como no hemos venido a hacer cronología, sino a compartir nuestra biografía, podemos decir con Esteban Gumucio: “gracias por los secretos caminos de cada cual reunidos en el tuyo, que es duro a veces, pero suave siempre; porque cada cual va contigo a su manera respetando los senderos del otro”.

En este sentido y, después de un tiempo de reflexión personal y descanso, nos reunimos en grupos para trabajar “la línea de la vida”. Teníamos que señalar, desde la fe, el compromiso, el amor, los puntos significativos, etapas, vivencias por las que nos ha llevado el Señor.

Cada miembro del grupo iba poniendo delante de los demás los momentos más importantes de su vida religiosa. En un ambiente de gran sinceridad fuimos transmitiendo fechas, nombres de personas que nos han influido, momentos duros, y los campos en los que se ha desarrollado nuestra misión. (Una de las cosas que resaltamos de esta etapa es la gran comunicación y sintonía que hay entre hermanos y hermanas, fruto de casi 15 años de encuentros).

Este ejercicio, con su posterior puesta en común, sirvió para profundizar más en nuestro mutuo conocimiento y reforzar los lazos que unen a los que nos reunimos en esta edad o etapa de la vida.

Así llegamos al momento de la comida en la que se sigue compartiendo memorias y pasados. Fuera el cielo se iba poniendo más grisáceo y hasta caía algún copo de nieve como anunciando un cambio de tiempo, que empezaba a preocupar un poco a los del norte.

La tarde comienza con la puesta de un video sobre la historia de la aprobación de las Constituciones y la Bula “Pastor Aeternus”, sub plumbo.

Era el aperitivo para la mesa redonda que nos llevó gran parte de la tarde. El tema era la inculturación de la Congregación en los distintos continentes y cómo se adapta nuestro carisma ss.cc. a la forma de ser y la cultura de los países en los que está presente o cómo los hermanos/as que están en ellos logran traducirlo al ser y cultura de las gentes. Para ello se había elegido a personas provenientes de algún continente o de hermanos/as que habían trabajado en ellos.

Estos elegidos fueron por parte africana Lucie Malubu, religiosa natural del Congo, actualmente estudiando en Salamanca; por el continente americano nos hicieron el análisis Rosa, religiosa paraguayo-brasileña, actualmente destinada en México y Javier Otazu, que vivió durante 30 años en Paraguay; por parte asiática, al no poder venir ninguno de los que habían estado allá, fue Enrique Losada, (contando con la visión personal de Mónica Fuster, que envió a Enrique), el encargado de hacerlo.

Enrique fue diciéndonos cómo conecta el carisma ss.cc. en el alma y cultura de los asiáticos. A través del primer capítulo de las Constituciones nos hizo ver cómo el carisma no es extraño a los asiáticos que pueden conectar, desde su peculiar forma de vida y visión social, con temas como la adoración, el espíritu de familia, la vida de comunidad y oración etc.

Rosa y Javier hicieron lo mismo sobre el continente americano. Partieron de la idea de que pareciendo homogéneo, sin embargo hay bastante diferencia entre los países latinoamericanos, sobre todo el norte y el sur.

Javier puso de relieve las tres cosas que le llamaron la atención cuando llegó al Paraguay y que observó a través de las hermanas, ya inculturadas, pues los religiosos al ser sacerdotes tenían otro status y consideración.

La solidaridad entre los pobres y el aspecto social de la Eucaristía y de la Adoración. (Javier vio como un fallo para esta inculturación el no haber aprendido el guaraní).

Rosa es una ONU en pequeño pues nació en Argentina, vivió en Paraguay y Brasil y ahora trabaja en México. Esto hace que tenga una visión muy certera de América Latina y pueda hablar, a través de su itinerario de cómo es la vida de la Congregación allá. Nos va comentando cómo llegó ella a la Congregación. Para ella lo fue todo y resalta fuertemente el ejemplo de las hermanas, que fueron con su vida y su entrega, las que la llevaron a entrar en la vida religiosa.

Subraya que lo más importante, más que conocer el país o la lengua en la entrega y el servicio a todos, sobre todo a los pobres, como lo vio en hermanos y hermanas.

La internacionalidad, muy presente hoy en muchas comunidades, se vive más fácilmente cuando hay una fraternidad nacida de un espíritu y carisma común.

Lucie, congoleña, nos dice que vivió desde pequeña en ambiente congregacionista, a través de la parroquia de S. Francisco Javier. Ahí pudo captar la gran unión que había entre hermanos y hermanas y cómo , con humildad, fueron acercándose a la gente, aprendiendo incluso su idioma. Supieron implantar las virtudes del BP y de la BM y esto ha dado su fruto ya que hoy han cogido el relevo gente ya del país.

Para ella la inculturación es un movimiento de dar y recibir, de escucha de los unos a los otros…

Es curioso cómo todos pusieron de relieve el espíritu de familia entre hermanos y hermanas. Lo subrayaron de una forma especial como un gran valor de nuestro carisma.

Después de una tarde densa y muy provechosa fuimos a la Adoración, que había preparado la comunidad de Torrelavega. Un momento de relax espiritual que tonifica el cansancio material.

SÁBADO.

Amanecimos con tiempo gris y en la lejanía se veía nieve en el Guadarrama, que en El Escorial se quedó en copos aislados, a pesar de los anuncios de la tele.

Tuvimos a primera hora la Eucaristía que siempre escenifica la fraternidad y el buen ambiente existente.

Iba a ser una mañana relajada en la que se nos pedía evaluar el encuentro y poner en común lo que había supuesto para cada uno el volvernos a encontrar. Después estaba previsto el que Rosa Bogado, mexicana, nos hablara del trabajo que está llevando su comunidad en México.

La evaluación dio positivo. Un encuentro satisfactorio para un grupo cohesionado y que tiene conciencia de ser un grupo fuerte dentro de la Provincia. Se elogió a los que llevaron el encuentro, Carlos y Lourdes, así como la elección del tema.

Entre los temas posibles se habló de que no nos quedáramos en “la burbuja”, que también hubiera temas para inquietarnos y algunos propusieron la conexión con las otras etapas, sobre todo, qué nos pueden decir los jóvenes y qué les podemos decir nosotros a ellos.

Quedó fechada la próxima reunión: 1-2-3 de marzo de 2018, en la casa de los Hermanos.

Después de un descanso la hna. Rosa Bogado nos habló del trabajo con migrantes que lleva a cabo su comunidad en la Casa de Migrantes, el Samaritano, en la diócesis de Tula-Hidalgo.

Nos expuso la situación de migración que se está dando desde Centroamérica a USA, pasando por México. Un drama brutal que ellos mismos lo definen así: vamos al sueño americano, pasando por el infierno mexicano. Robos, asesinatos, violaciones, desapariciones es el pan de cada día.

Las hermanas abrieron esta casa de acogida, que es de tránsito, casa de transeúntes no estables, en la que miles de migrantes se acogen para comer y pasar las horas hasta que pasa el primer tren que les llevará a la frontera. Desde marzo a Diciembre del año pasado atendieron a 10.000 migrantes, dando de comer a 100 por día. Su obra va siendo conocida en México y tienen la ayuda, tanto de cooperantes, como de familias que les llevan comida.

Según nos dice Rosa es un trabajo muy arriesgado, porque tienen la amenaza de las mafias y de la policía, pero muy interesante. Un trabajo muy humano porque es un oasis en medio del drama de estas personas que se lanzan a una aventura que en muchísimos casos tiene triste final.

Esta disponibilidad es lo que llama la atención a los que pasan que se sorprenden y dicen que parece como que les están esperando para aligerar sus penas. Agredecimos a Rosa, que está de año sabático en Salamanca, su exposición y, sobre todo, su trabajo.

Después de la comida, despedida y cierre, siempre agradeciendo a la comunidad de las hermanas sus atenciones y estupenda acogida.

Manuel García Ripado ss.cc.

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!