Noticias

Pero yo os digo...



11 de Febrero de 2017
Redacción
(0) Comentarios

Comentario a la Palabra de Dios de este domingo, a cargo de Osvaldo Aparicio ss.cc.


El Evangelio continúa situándonos en el Sermón de la Montaña. Hoy Jesús nos habla de la nueva justicia del reino, o sea, de cuál debe ser el comportamiento de quienes desean seguirle. Mediante seis antítesis (“Habéis oído que se dijo a los antiguos…; pero yo os digo…”) Jesús quiere llevar a su plenitud el contenido de los Mandamientos de la Ley de Dios. Con ello, hay que reconocerlo, Jesús nos pone el listón muy alto ya que la meta que nos señala es “sed perfectos como vuestro Padre del cielo es perfecto”. Hoy la liturgia nos invita a meditar en tres de estas antítesis.

La primera se relaciona con el quinto mandamiento: “No matarás”. Jesús profundiza y nos pide que no podemos limitarnos a no quitar la vida corporal a alguien; nos señala que debemos eliminar de nosotros otras muchas formas muy sutiles de “matar” o de lesionar la vida del prójimo: la ira, la maledicencia, el insulto, la difamación, el falso testimonio, la crítica malintencionada…, comportamientos todos ellos que dañan al hermano y le van minando lentamente.

La segunda antítesis da plenitud al sexto y noveno mandamientos, hablándonos en concreto de cómo debe ser la relación entre las personas, entre el hombre y la mujer, dejando muy claro que en una relación no se puede rebajar a nadie al nivel de cosas o de ser simples objetos de deseo y deleite.

No cometerás adulterio. Pero yo os digo: todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón. Jesús nos está pidiendo que siempre miremos al prójimo con ojos limpios y que vivamos su bienaventuranza: Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Una mirada egoísta convierte a las personas –hombre o mujer- en meros objetos. Nuestra mirada turbia hacia los demás, enturbia también nuestros ojos para poder ver a Dios en ellos.

La tercera advertencia de Jesús se refiere a No jurarás en falso y Cumplirás tus juramentos al Señor.

Cuando es necesario jurar y no basta la palabra dada, esa situación nos revela que nos estamos moviendo en un clima de desconfianza en el que no nos vale la palabra del otro y que, por tanto, exigimos avales.

En nuestras relaciones sociales, incluso, a veces, familiares o comunitarias, hay con no poca frecuencia mucha doblez y engaño, ocultamiento y mentira, corrupción y oscuridad; por eso, al decirnos Jesús “que vuestro hablar sea sí cuando es sí y no cuando es no”, nos está pidiendo que seamos personas sinceras y de palabra, y que luchemos por conseguir un ambiente y unas relaciones en las que reine un clima de confianza, de sinceridad y de trasparencia.

Apunte final. Este Domingo se celebra la Campaña de Manos Unidas con este lema:

EL MUNDO NO NECESITA MÁS COMIDA.

NECESITA MÁS GENTE COMPROMETIDA.

El mundo no necesita producir más alimentos, pues un tercio acaba en la basura y con ellos se podría saciar a 800 millones de personas que siguen pasando hambre: “Es insostenible el comportamiento de aquellos que consumen y destruyen más y más, mientras otros no pueden vivir de acuerdo con su dignidad” (Papa Francisco, Laudato si, nº 193). Por eso, el lema de Manos Unidas añade que el mundo necesita más gente que se comprometa a cambiar la injusta situación en que vivimos, plantando cara al Hambre.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!